Un hecho poco habitual tuvo lugar en la ciudad de Santiago del Estero donde una mujer de 40 años se convirtió en madre de trillizas, las cuales llegaron al mundo a través de una cesárea programada en la semana 37. En tanto, las bebas y su mamá se encuentran en perfecto estado de salud.

De acuerdo con lo informado por la doctora María Elizabeth Durango Romero, “se trata de un hecho histórico para la obstetricia”, dado que la flamante madre es una mujer de 40 años, primeriza y con el embarazo trigemelar que fue concebido de forma natural. La cesárea se realizó en la mañana del jueves, en los tiempos estipulados por el equipo médico.

“Ingresamos al quirófano a las 11, fue una cirugía programada, no tuvimos que ingresar de urgencia, y con un embarazo súper normal, algo realmente singular, ya que por lo general los embarazos múltiples son prematuros”, expresó, en diálogo con los medios, la tocoginecóloga que llevó adelante el control estricto del embarazo múltiple.

Cabe destacar que dos de las pequeñas nacieron con dos kilogramos y la restante con 2,400, según indicó Durango, aún emocionada por la experiencia que le tocó vivir. “Nacieron con minutos de diferencia, cada una en su bolsa, con su placenta. Se encuentran en perfecto estado al igual que su mamá y por ahora permanecerán en neonatología, para un período de adaptación”, explicó la doctora.

La nenas fueron bautizadas con los nombres de Abigail, Zaira y Naiza y ya fueron visitadas por decenas de familiares que quisieron compartir este especial momento con la mamá de las pequeñas.

En el taxi

En Mendoza también hubo un desenlace feliz, dado que un parto que parecía que se complicaba terminó de la mejor manera. Un taxista de la localidad de Rivadavia, identificado como Claudio Sánchez, ayudó a una pasajera a dar luz en su vehículo antes de que esta pudiera llegar al hospital.

Todo comenzó a las 19.20 del jueves, cuando la mujer empezó a sentir fuertes contracciones y llamó de urgencia a un taxi para que la lleve al hospital. El taxista la pasó a buscar por su vivienda del barrio 9 de Julio y en todo el trayecto la mujer manifestaba estar muy dolorida. En un momento, le avisó al conductor que tenía “algo entre las piernas” y que creía que el bebé estaba “naciendo”.

Al llegar al hospital, los enfermeros se dirigieron al taxi y efectivamente comprobaron que la mujer ya había comenzado el trabajo de parto, por lo cual la atendieron en el auto, donde pudo dar a luz sin problemas. El bebé y su madre se encuentran en buen estado de salud gracias a la asistencia y la celeridad con la que actuó el taxista.