Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

En el partido de Ituzaingó, los vecinos de Parque Leloir, y de zonas aledañas, se mantienen en estado alerta ante la reciente aprobación de la reforma del código urbano, la cual no regula ni argumenta las innumerables excepciones a la norma que el municipio autorizó para la construcción de edificios y de comercios en una zona protegida ecológicamente.

Una disposición que cambió en forma considerable la bella fisonomía del distrito, y que pone en peligro a ciertas localidades de su jurisdicción. El último miércoles el Concejo Deliberante sesionó la modificación del Código de Planeamiento Urbano, la cual fue considerada necesaria por los vecinos, pero al mismo tiempo no satisfactoria.

En este sentido, Rubén, representante de Parque Leloir Asociación Civil (PLAC), señaló a Crónica que "se trataron algunas modificaciones que propusimos. Pero tenemos que seguir alertas y atentos porque las edificaciones son producto de vías de excepción que se determinaron sin audiencias públicas, ni tampoco les informaron a los vecinos".

En la misma línea, Ángeles, integrante de Vecinos Autoconvocados, dejó en claro que "el tema central son las regulaciones de excepción que carecen de validez, porque no se  puede tener negocios privados uno al lado del otro. Acá donde había árboles históricos ahora tenemos una nube de cemento".

A su vez, la mujer remarcó que "ese recurso de excepción debería usarse para construir hospitales, escuelas y plazas". Los ambientalistas enfocan sus preocupaciones en la avanzada de torres de propiedades horizontales como establecimientos comerciales en una zona declarada ecológicamente progetida.

En este sentido, Rubén reveló un serio riesgo de ello: "Para poner tantos negocios se debe estar preparado y con infraestructura. Habría que contar con cloacas, hospitales, agua potable y las medidas de prevención para que no colapse, pero no se tiene nada de eso. El paisaje ya no es el mismo".

Por su parte, Ángeles detalló una amenaza aún mayor que implica la ola irrestricta de construcciones, al afirmar que "Parque Leloir es un centro de absorción de lluvias, y con tantas obras esa agua va a escurrir hacia los barrios bajos situados en las cercanías del Camino del Buen Ayre. ¿A esa pobre gente la van a alojar en el Hilton?".

La ambientalista hace referencia al proyecto avanzado de instalar el reconocido complejo habitacional, sin estudios previos, como también reconoció el integrante de la PLAC. Este aseguró que "nos prometieron que se harán los análisis necesarios, que no dañarán la arboleda. Pero ya es tarde porque la vía de excepción ya se hizo, se tendría que haber conversado antes, no después".