"Es un asco, no podemos vivir con semejante peligro ambiental cerca de nosotros", reflejó con desesperación una mujer que reside a pocos metros de una vivienda devenida basural y foco de contaminación. Su propietaria no toma los reparos mínimos de limpieza en su casa y en consecuencia, los desechos se acumulan, exponiendo la salud de sus cinco hijos, uno de ellos discapacitado y otra, una beba de tan sólo un año, quien se alimenta de los propios residuos.

El malestar de un grupo de habitantes, de la zona sur del conurbano bonaerense, se acumula junto con la basura que no remueve una mujer en su propia casa. Una falta de higiene que comenzó hace tres años, luego que su pareja se alejara del domicilio por una supuesta denuncia de abuso sexual, según informaron los propios residentes de la zona.

En este sentido, uno de ellos, Carmen, señaló a Crónica que "esta mujer no está bien para vivir así con sus cinco chicos y con su papá de 93 años. Ella no limpia la casa y los residuos se van juntando. Los vecinos no podemos vivir ya en el barrio porque el olor es tremendo. Cuando algún miembro de esta familia abre la puerta para salir, el resto debemos taparnos la boca y la nariz para no respirar".

Algunos de los residentes de la zona ya no soportan el profundo olor nauseabundo y analizan mudarse lejos.

El testimonio de quien se domicilia a pocos metros del improvisado basural da cuenta de la gravedad del caso, no sólo para la comunidad sino para quienes viven en la mencionada propiedad. Al respecto, Carmen reveló que "los chicos andan y juegan en el medio de la basura. Uno de ellos es discapacitado y la beba, de un año y medio, come lo que hay entre la mugre. El propio viejito me dice: Ya no sé qué hacer, esa criatura come de la basura".

Por si fuera poco, "hacen sus necesidades en un balde. Es un asco, es totalmente inhumano. Yo no puedo vivir más con esto", enfatizó una de las vecinas, que exige detener semejante accionar insano. Bajo este afán, en reiteradas oportunidades acudió a la dueña de la casa, pero esta le respondió que "no puede sacar la basura porque no tiene con qué comprar una bolsa de residuos, y al mismo tiempo nos expresa qué no nos importa lo que pasa dentro de su vivienda. Es un desastre, es imposible estar ahí, si entrás tenés que hacerlo con barbijo".

En consecuencia, los propios vecinos imploran por una reacción de humanidad de la progenitora de cinco chicos, a los que expone a un grave foco de contaminación por su propia inacción en materia de limpieza y higiene. Algunos de los residentes de la zona ya no soportan el profundo olor nauseabundo y analizan mudarse lejos.

Ver más productos

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa.

La iglesia recuerda hoy a santa María Crucificada de Rosa

Esta frase surgió en una reunión de gabinete económico con el Presidente.

Para el gobierno "el pueblo no tiene por qué pagar otra vez un préstamo"

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos