En las redes sociales, se conocen a diario diversas situaciones que viven los usuarios. Ellos usan este espacio a modo de catarsis y, de hecho, algunas historias se viralizan. En esta oportunidad, una madre reveló que recibió varias quejas de una vecina porque su hija había realizado unos dibujos con tiza en el patio común del edificio en el que viven. Esto le molestó y mucho a la mujer y por eso que elegió darle una clase de ética.

Las peleas entre inquilinos de un edificio suelen ocurrir por distintos factores como el ruido fuerte a altas horas de la noche, no cumplir con las normas establecidas de convivencia, etc. Sin embargo, a una mujer le molestaba ver uno dibujos infantiles que realizaba una nena y por eso decidió quejarse con la madre de la misma. 

La protagonista de este hecho es Ashley Woodfolk, esta mamá de Nueva York, Estados Unidos, considera que si los niños dedican parte de su tiempo a dibujar, pintar o escribir es bueno para su aprendizaje. Es por eso que dejaba que su hija pasara tiempo en un sector para chicos que hay en el patio común del complejo habitacional en donde viven. 

Ella creía que ese pasatiempo de la pequeña era inofensivo y que no le molestaría a nadie. No obstante, una vecina no le agradó ese accionar de la nena y enfatizó que lo único que hacía era ensuciar un "espacio de todos". Es por eso que elevó una queja a la administración del departamento.

Esto le fastidió a Woodfolk. Sobre todo teniendo en cuenta que los dibujos era realizados sobre una superficie fácil de lavar y que su hija usaba una tiza, no otro elemento perdurable. Además, la niña durante en el tiempo que dibujó en ese lugar logró aprender los números, las letras del abecedario y progresó en este delicado momento de la pandemia de coronavirus.

La madre decidió darle una lección a la vecina escribiéndole una carta. Pero no un papel, sino que lo hizo en todo el suelo del patio común. Así todos los demás vecinos se enteraban de que había una vecina que les molestaba que una nena dibuje.

"Esta será la última vez que use tiza en el patio, ya que parece ser un gran problema para usted (y solo para usted). Lamento que la diversión inofensiva que le ha traído alegría a mi niña pequeña (y que de hecho le ha ayudado a aprender todas las letras y la mayoría de los números; sus favoritos son la E y el 8) le cause tanta angustia que tiene que quejarse y perder el tiempo de todos cuando nuestro edificio tiene problemas reales mucho mayores", comienza la carta con letras gigantes que ocupan cada centímetro disponible de la zona de juegos.

Y agregó: "Aunque me encantaría llevar a mi hija a museos y al cine, no me siento cómoda haciéndolo, a veces, incluso los parques locales están más llenos de lo que me gustaría. El patio era un espacio seguro, pero ahora eso también tiene límites".

Por su parte, acabó la carta con una clara dedicatoria a la mujer que se molestó con su hija. "Buenas noches para todos, excepto a la mujer de mi edificio que se quejó a la administración porque mi hija y yo usamos tiza en el patio. Así que le escribí una pequeña carta. En tiza. En el patio". 

La venganza de la mujer fue compartida por ella misma en  Twitter. El texto que le dedicó a la vecina rápidamente se viralizó en redes sociales. Actualmente su publicación posee más de 244.100 ‘Me gusta’. Además, recibió más de 17 mil retuits y miles de comentarios de usuarios que la felicitaron por su decisión de defender a su hija.

Por último, la mujer reconoció que el problema en sí, sólo era con la vecina. De hecho, la administración no quería tomar en serio la queja de la mujer hasta que acabaron accediendo por la insistencia de la misma. 

"No culpo a la administración. Se disculparon mucho y se pusieron de mi lado, pero no quiero hacerles la vida más difícil. No vale la pena. La junta la ignoró durante el mayor tiempo posible y cuando me llamaron por el tema se disculparon mucho. No los culpo. La culpo a ella por hacer un problema sobre algo tan inofensivo", sentenció.