La zona donde se produjo el tiroteo (gentileza @News_Executive).
La zona donde se produjo el tiroteo (gentileza @News_Executive).
La zona donde se produjo el tiroteo (gentileza @News_Executive).
La zona donde se produjo el tiroteo (gentileza @News_Executive).
Dos mujeres policías y un automovilista fueron asesinados por un sujeto en plena calle de Lieja, este de Bélgica. El atacante, que según medios locales gritó "Alá es grande" cuando inició la balacera, resultó abatido por las fuerzas de seguridad.


"Violencia cobarde y ciega en Lieja. Todo nuestro apoyo a las víctimas y sus familias", tuiteó el primer ministro belga, Charles Michel, quien aseguró que supervisan "la situación con los servicios de seguridad y el centro de crisis".


El tiroteo se produjo la mañana del martes en el bulevar de Avroy, una gran arteria del centro de esta ciudad de 200.000 habitantes. El atacante se refugió en un instituto tras la balacera. A continuación, se habría producido una breve toma de rehenes, según fuentes oficiales.

El gobernador de la provincia de Lieja, Hervé Jamar, confirmó que  "ningún alumno resultó herido" en  "la toma de rehenes en el instituto de Waha" y que "el individuo fue neutralizado".


El atacante, identificado como Benjamin Herman y conocido por delitos comunes, había salido la víspera de la prisión de Lantin, cerca de Lieja. Según fuentes de la investigación, se habría "radicalizado" durante una estancia en prisión, donde compartió espacio con islamistas extremistas. 

Además del agresor, dos mujeres policías perdieron la vida y también un automovilista que circulaba en el barrio, indicó  Catherine Collignon, portavoz de la fiscalía de Lieja. Otros dos uniformados resultaron heridos.

"En la dirección de un atentado terrorista"

"
Nuestros pensamientos están con las víctimas de este horrible acto. Estamos en el proceso de establecer una visión general de lo que sucedió exactamente", tuiteó el ministro del Interior, Jan Jambon.


Según medios locales, el autor habría gritado "Allahu Akbar" ("Alá es grande"). La fiscalía federal belga, encargada de los casos de terrorismo, asumió la investigación "ya que existen elementos que van en la dirección de un atentado terrorista", dijo su portavoz, Eric Van Der Sypt.

Crónica del horror

El individuo estaba "armado con un arma blanca" y "agredió por detrás" a las dos agentes, a quienes perpetró "varias cuchilladas", explicó el fiscal del Rey, Philippe Duilieu, en una rueda de prensa.

El atacante "se hizo con sus armas de servicio" y las utilizó  "contra las policías, que murieron". Después, "disparó contra un joven de 22 años, que ocupaba el asiento de pasajero" de un vehículo estacionado y que falleció, agregó Duilieu.

Tras matar a estas tres personas, el autor penetró en el instituto Waha, "donde tomo como rehén a una trabajadora". Los policías  "neutralizaron" al autor cuando salió de este centro educativo disparando contra los agentes, precisó. Dos policías resultaron heridos.

Antecedentes

Los policías y militares fueron objeto desde 2016 de varias agresiones en Bélgica, donde la organización yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó un atentado en marzo de 2016, que dejó 32 muertos en el metro y aeropuerto de Bruselas.

La última considerada como "terrorista" se produjo en agosto, cuando un hombre de 30 años de origen somalí atacó con un cuchillo a dos soldados al grito de "Allahu Akbar" en el centro de Bruselas. Un soldado resultó herido leve y el autor fue abatido.

El 6 de agosto de 2016, un argelino residente en Bélgica atacó con un arma blanca a dos policías ante el ayuntamiento de Charleroi (sur) al grito de "Allahu Akbar". Antes de ser abatido, los hirió en la cara y el cuello.

En septiembre de 2016, en Molenbeek, barrio de Bruselas considerado como un semillero del islamismo radical, dos policías fueron apuñalados sin resultar heridos, gracias al chaleco antibalas que llevaban.

Fuente: AFP