Un hombre abrió fuego este martes cerca de una feria navideña en el centro de la ciudad francesa de Estrasburgo, mató a dos personas e hirió a otras once -siete de gravedad- antes de darse a la fuga, y al cierre de esta edición las autoridades reconocían que podría ser un ataque extremista.

La Fiscalía Antiterrorista de París asumió la investigación del ataque y, aunque aún debe definirse si fue un atentado extremista, la policía regional informó en un comunicado que el sospechoso estaba fichado por el Ministerio del Interior por posibles vínculos extremistas. El ataque sucedió cerca de la sede del Parlamento Europeo (PE), por lo que las fuerzas de seguridad cerraron las puertas del edificio poco después del tiroteo, con todos los legisladores adentro, informó el portavoz de la Eurocámara, Jaume Duch.




En medio de la crisis política provocada por las masivas protestas del movimiento chalecos amarillos, el presidente francés, Emmanuel Macron, interrumpió una reunión de gabinete que encabezaba en el Palacio del Elíseo y le ordenó a su ministro del Interior, Christophe Castaner, que vuele de inmediato a Estrasburgo, cerca de la frontera con Alemania.


La policía de la región, el Bajo Rin, informó en un comunicado que ya identificó al autor del ataque y lo está buscando de manera activa. En paralelo, las fuerzas de seguridad francesas blindaron la frontera con Alemania.

El alcalde de Estrasburgo, Roland Ries, por su parte, confirmó al diario francés Le Figaro que todo comenzó cuando un hombre abrió fuego en el centro de la ciudad, en las cercanías de un mercado navideño callejero, y que se escucharon varios disparos, antes de que llegaran al lugar los efectivos policiales. El ataque comenzó poco antes de las 20 sobre la calle de los Orfèvres.

“La policía ha desalojado todo el mercado de Navidad y nos han metido en los sótanos de los restaurantes para asegurar la protección de toda la gente. Estoy con más de 50 personas aquí refugiado”, escribió el eurodiputado español Carlos Iturgaiz en Twitter. Al atacante se lo busca principalmente en el barrio de Neudorf y el área del parque de l’Etoile.

El hombre fue identificado pero continúa prófugo, por lo que las autoridades pidieron anoche a la población que permanezca en sus casas para garantizar su seguridad. La policía confirmó la muerte de cuatro personas, mientras que otras once resultaron heridas, siete de ellas de gravedad, producto de las balas del atacante.

Los hospitales locales activaron el “plan blanco”, un dispositivo de los servicios de urgencia en caso de atentado, epidemia o catástrofe natural. El mercado navideño de Estrasburgo ya había estado en la mira de los yihadistas en el año 2000, cuando las fuerzas del orden detuvieron en la ciudad alemana de Francfort a una célula del grupo radical islámico Al Qaeda que pretendía atacar esa feria navideña y catedral de la ciudad.

En esa oportunidad, las fuerzas del orden descubrieron el plan y detuvieron en la ciudad alemana de Frankfurt a los integrantes de la célula antes de que perpetraran el ataque.

Fuente: Télam