El gobernador del estado de San Pablo y precandidato presidencial aliado del presidente Michel Temer, Geraldo Alckmin, justificó este miércoles el atentado a balazos contra la caravana del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva al afirmar que el Partido de los Trabajadores “cosecha lo que siembra”.

"Creo que ellos están cosechando lo que sembraron, usan el discurso de ’nosotros contra ellos’ y ahora acabaron siendo víctimas de esa polarización”, dijo el gobernador, presidente del oficialista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

El PSDB es el partido del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, la fuerza que respaldó la asunción de Temer como presidente en 2016 tras haber impulsado el juicio político que terminó destituyendo a Dilma Rousseff.

Alckmin ha abandonado paulatinamente su perfil oficialista para lanzarse a disputar la presidencia en las elecciones de octubre, en las que cuenta con no más de 8% de intención de voto.

El gobernador paulista hizo las declaraciones luego de asistir a un evento para ver la película “Nada a Perder”, la biografía del titular de la Iglesia Universal, el pastor Edir Macedo, el mayor líder evangelista de Brasil.

El alcalde de San Pablo, también del PSDB, Joao Doria, afirmó que “el PT no necesita que le tiren huevos y sí que sus corruptos vayan a la prisión”.

Dos ómnibus de diputados, ex ministros, militantes y periodistas que acompañan la caravana de Lula en el sur del país fueron baleados ayer en el estado de Paraná.

Por su parte, el diputado y abogado Paulo Teixieira, del PT, dijo que el gobernador Alckmin “muestra una total irresponsabilidad al sostener actos de corte fascista”.

Alckmin fue el candidato presidencial del PSDB derrotado por Lula en los comicios de 2006.

"Este ataque fue una emboscada, quieren matar a Lula", dijo la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.
La principal sospecha de la policía es que los tiros partieron de sectores ruralistas que vienen siguiendo a la caravana y hostilizando a Lula y a sus actos, que se realizan desde el 19 de marzo.

Estos grupos ultraderechistas están identificados con el diputado extremista y ex militar Jair Bolsonaro, precandidato presidencial que se ubica segundo en las encuestas, detrás de Lula.

También estos grupos, que ya tiraron huevos y piedras, se identificaron con carteles en apoyo al juez Sérgio Moro.

La tensión se produce en torno de la decisión que el Supremo Tribunal Federal deberá tomar el miércoles próximo, acerca de si acepta o no un habeas corpus que impida a Lula ir a la cárcel a cumplir una pena de segunda instancia por corrupción de 12 años y un mes de prisión.

"Ahora van a ver a la derecha", dice Bolsonaro tras balacera contra comitiva de Lula

El precandidato presidencial ultraderechista, Jair Bolsonaro justificó este miércoles el ataque a balazos contra Lula  y afirmó que los brasileños “ahora van a tener que ver a la derecha”.

"Ahora van a tener que ver a la derecha”, dijo Bolsonaro en Curitiba, capital del estado de Paraná, ante 200 seguidores que lo recibieron en el aeropuerto de esta ciudad, donde con diferencia de pocas horas tenía previsto presentarse Lula.

Según la prensa local, el diputado y ex capitán del Ejército fue llevado en andas del aeropuerto Afonso Pena hasta un escenario en el cual se refirió al atentado contra Lula durante su gira en el interior del estado de Paraná.

"Lula quiso convertir a Brasil en un gallinero y está recogiendo los huevos", graficó, en la única referencia al ataque contar la caravana del líder del Partido de los Trabajadores.

Bolsonaro, vestido con una banda presidencial verde y amarilla, también defendió la liberación de la tenencia de armas, al lado de quien sería su ministro de Educación, el ex actor porno Alexandre Frota, una de las figuras emergentes de la nueva derecha de Brasil.

Ante un público que defendía a la Operación Lava Jato y al juez Sérgio Moro, Bolsonaro dijo que luchará por “el derecho de la Policía a tirar a matar para combatir la delincuencia”. "Debemos hacer valer nuevamente la fuerza de los policías”, prometió.

Bolsonaro, del Partido Social Liberal, marcha segundo en las encuestas, a más de 15 puntos del líder para octubre, el ex presidente Lula, del Partido de los Trabajadores. Bolsonaro se dirigió a una ciudad vecina, Ponta Grossa, después del mitín en el fue bautizado como “Bolsomito” por sus seguidores.

El gobierno de Temer dice que la balacera contra el micro de Lula es "inaceptable".

El gobierno del presidente Michel Temer calificó en esta jornada de “absolutamente inaceptable” el ataque a balazos contra la caravana de ómnibus del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, que no causó heridos.

"Es absolutamente inaceptable que ocurra un ataque como este, lo haga quien lo haga. Esto no es convivencia democrática, esto no puede ocurrir y hay que identificar a los responsables, porque esto no puede repetirse", dijo el ministro de Seguridad, Raúl Jungmann.

El pasado martes a la tarde, dos micros de la caravana proselitista que realiza Lula en el sur del país fueron atacados a balazos en el interior de Paraná, estado fronterizo con la provincia de Misiones.

El ministro Jungmann anunció que pedirá a la policía de Paraná -estado gobernado por Beto Richa, del Partido de la Social Democracia Brasileña, oficialista- “redoblar la atención” para custodiar la caravana de Lula.

Los actos de Lula por el sur del país terminan el próximo jueves en Curitiba, capital del estado de Paraná, donde está la sede de la Operación Lava Jato, que condenó al ex mandatario a 12 años y un mes de prisión por corrupción, una pena cuyo cumplimiento efectivo depende de un habeas corpus en la suprema corte.

"La investigación dirá si fue o no un atentado político", declaró Jungmann tras reunirse en Brasilia con diputados de PT.

Las balas fueron el corolario de una semana en la cual productores rurales con banderas del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro y el juez Sérgio Moro lanzaron piedras y huevos en los actos que Lula hizo en Rio grande do Sul, Santa Catarina y Paraná, ante miles de seguidores.

"Si piensan que con piedras y tiros van a quebrantar mi disposición de luchar están equivocados, el día que mi garganta no pueda gritar más, gritará por la garganta de ustedes, esto es algo salvaje" afirmó Lula ante campesinos sin tierr. en la localidad de Laranjeiras do Sul, Paraná.

El comisario Fabiano Oliveira, de la policía paranaense de Laranjeiras do Sul, dijo que según las primeras pericias el ataque fue obra de al menos dos tiradores.