Un distrito de Estados Unidos quedó en el foco de la polémica, luego de aprobar los azotes en las escuelas como forma de castigo por mala conducta.

Se trata de Cassville, un pueblo de 3.000 habitantes situado en el estado de Missouri, en Estados Unidos, anunció que permitirá el castigo físico para cualquier estudiante que tenga una mala conducta y sus padres hayan prestado su autorización, según consignó la cadena CNN.

Esta semana, los colegios les informaron a los padres de la nueva medida en una reunión y les entregaron formularios de consentimiento para que los firmaran, según explicó un padre que asistió a la reunión.

“Al final del día, esto le da a la escuela una herramienta más para disciplinar a un niño, sin tener que enviarlo a casa suspendido donde solo jugarían videojuegos”, dijo Dylan Burns, de 28 años, un agricultor local que está de acuerdo con la nueva medida.

Polémica por el castigo físico en escuelas

Sin embargo, no todas las opiniones son a favor. Ya que muchos padres consideran que los golpes "no son la respuesta apropiada", frente al mal comportamiento.

 

“Al final del día, tienen que sujetar al niño y azotarlo para hacer que sea sumiso, cuando ese no es el problema. Es el hecho de que necesitan ser escuchados porque los niños actúan por diversas razones”, denuncia Miranda, una madre con tres niños escolarizados en escuelas de Cassville, en declaraciones a The Hill. 

En ese contexto, el superintendente, Merlyn Johnson, también opinó sobre la decisión de implementar esta práctica. “Las quejas que hemos escuchado de algunos de los padres es que no quieren que sus estudiantes sean suspendidos (ante una falta disciplinaria grave). Quieren otra opción. Entonces, esta es solo otra opción que podríamos usar antes de llegar a ese punto”, señaló. 

“Empezamos a generar ideas sobre lo que podíamos hacer y el castigo corporal fue una de ellas”, afirmó en declaraciones recogidas por USA Today. También sostuvo que se contempló la restricción de los teléfonos móviles y otros dispositivos con conexión a Internet.

 

El distrito escolar de Cassville, compuesto por 1.900 estudiantes, adoptó formalmente la política en el mes de junio, luego de realizar una encuesta la cual comprobó que la disciplina era una de sus mayores preocupaciones de los padres.

Sin embargo, aclaran que el castigo corporal es una opción “solo cuando todos los demás medios alternativos de disciplina han fallado” y debe administrarse sin ninguna “posibilidad de lesión o daño corporal”.

Asimismo, este castigo solo se puede llevar a cabo delante de un testigo certificado, y nunca en presencia de otros estudiantes. Además, el distrito explica que “no está permitido golpear a un estudiante en la cabeza o la cara”.

Los azotes fueron utilizados durante los siglos XIX y XX en las escuelas estadounidenses para disciplinar a los niños. En 1977 la Corte Suprema de los Estados Unidos declaró que el castigo corporal en las escuelas es constitucional y así le otorgó a los estados la posibilidad de decidir si prohibían esta práctica o no. En la mayoría de ellos es ilegal, pero 19 estados todavía lo permiten, según la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente.

Ver comentarios