En Australia, una buena intención de ayudar a una mujer en un estacionamiento resultó en un final trágico. Ella terminó atropellada por su propio automóvil.

Según la prensa local, el dramático incidente ocurrió en un concesionario de autos de la ciudad de Woy Woy. La mujer de 85 años bajó de su auto para que un hombre de 72 años le ayudara a dar marcha atrás.

Cuando el último subió, el vehículo retrocedió, golpeó a la mujer de tal modo que cayó al suelo y la atropelló. Después, se detuvo entre dos automóviles aparcados.

La mujer fue trasladada a un hospital donde falleció. Las causas del incidente están siendo investigadas.