Caroline Bowman tenía 33 años cuando, en 2015, se mudó a un nuevo hogar. La mujer se había trasladado a Australia para continuar un curso de asesoría legal, y encontró lo que a primera vista era el departamento de sus sueños en la histórica ciudad de Windsor. "Se podía oler la pintura fresca", compartió a Nine News. "Parecía que también habían puesto una alfombra nueva; se veía bastante bien".

Las ilusiones sobre el nuevo desafío académico, sin embargo, comenzaron a derrumbarse unas pocas semanas después de la mudanza. Una serie de enfermedades crónicas asaltó su cuerpo, y se vió forzada a detener sus estudios: "Tenía todas estas infecciones, infecciones en las fosas nasales y el pecho, por las que seguía yendo al médico", contó al medio local.

Los doctores demostraron estar tan desarmados frente a las falencias como la propia Caroline, quien poco a poco perdía cada vez más el apetito. En sus visitas al médico fue diagnosticada con asma, y terminó perdiendo más de 15 kilos de peso: “Tenía un dolor tan profundo con el que no podía hacer nada".

En una de sus visitas, notificó al doctor de un fuerte dolor en su oído. Al revisarla, el pofesional encontró moho negro dentro de la cavidad auditiva. El mismo moho negro que Caroline observó aparecer en el techo de su baño cuando se mudó.

Las infecciones por moho negro fueron objeto de debate en Australia en 2018.

El fungi, o moho tóxico negro, continuó infectando la casa de Caroline y pronto llegó a cubrir todo el techo: "En un momento estaba limpiando la pared y noté que estaba un poco tambaleante cuando la limpié. La pinché con el dedo y se hizo un agujero. Estaba creciendo dentro de las paredes. Estaban negras".

A pesar de la clara evidencia señalando al moho como culpable de sus aflicciones, Caroline sufría de niebla cerebral a causa de la infección del fungi y no conectó la plaga con sus enfermedades. Finalmente, cuando de casualidad le mostró una foto de su baño a una de sus doctoras, los profesionales dieron con la causa.

El moho negro llegó a cubrir todo el techo en el departamento de Caroline.

Caroline fue diagnosticada con síndrome de respuesta inflamatoria crónica. Para cuando logró finalmente salir del departamento de sus pesadillas, habían pasado dos años y su cuenta tenía un gran agujero producto de las consultas médicas y los remedios que le fueron recetados.

En 2017, Caroline dejó su casa y se mudó con su madre. Inició una disputa legal con el organismo estatal Housing NSW, demandando que los responsables de venderle la vivienda infectada le financien el tratamiento que necesitará para luchar con su enfermedad. El fungi en sus paredes le dejó una hilera de secuelas, como problemas respiratorios, confusión mental, fatiga y pérdida de la memoria.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos