Mexicanos se reunieron junto a sus familias para celebrar el Día de los Muertos, una fecha en la que se cree que las almas de los ya fallecidos regresan del plano de los vivos para saludar a sus allegados.

Si bien el Día de los Muertos es el 2 de noviembre, la celebración comenzó este jueves, sin luto ni llanto y con la preparación de mesas con las comidas y bebidas favoritas de los difuntos en cada familia. En el evento, todas las viviendas se visten de fiesta, con colores alegres, fotos del fallecido y guirnaldas de flores, y se baila y canta en su memoria hasta el día siguiente, cuando regresa al otro plano.

La celebración que homenajea a los antepasados, busca que las almas de los familiares y amigos fallecidos sean reconfortadas por el recuerdo de quienes los sobreviven. Las fiestas comenzaron este jueves 31 de octubre cuando, según la tradición mexicana, se encienden las primeras velas para recibir a los muertos más pequeños.

El "altar de muertos" es una de las tradiciones de mayor relevancia en México, así como una de las expresiones culturales más antiguas e importantes entre los grupos indígenas del país. En 2008 la Unesco declaró la conmemoración mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y en la Argentina se realizan diversos festejos en varios barrios porteños.

"La expansión del catolicismo en Latinoamérica resignificó los cultos a los muertos, desde México al altiplano de Argentina, y muchos de estos rituales pasaron a realizarse el 1 de noviembre, Día de todos los santos, o el 2, Día de los muertos, manteniendo las características animistas originarias, conjugadas con creencias católicas", explicó el antropólogo Fernando Pepe.

"Estas fechas son parte de la construcción de nuevas identidades donde conviven el pasado indígena, el pasado europeo y un presente bien nuestro. Durante la expansión del culto católico al norte de Europa incorporó rituales celtas, el más conocido el Halloween, contracción de all hallows' eve, o Víspera de Todos los Santos, también llamado Noche de Brujas, que internacionalmente se celebra en la noche del 31 de octubre, sobre todo en la angloesfera", añadió.

"Halloween es una fiesta moderna resultado del sincretismo originado por la cristianización del Samhain, que eran las fiestas del fin de verano celtas, y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre, y que llega a nuestro continente a raíz de la emigración irlandesa a Estados Unidos", explicó.

Por eso, aseguró que "ver a Halloween como opuesto al Día de los Muertos es una falsa antinomia simplista que niega la complejidad cultural de nuestro territorio pues las dos festividades fueron básicamente establecidas por la iglesia católica antes o después del Día de Todos los Santos".

"Mientras que para los cristianos la muerte es el pasaje de una vida a otra y hay que orar por los espíritus que están en el Purgatorio, para la percepción indígena generalmente es de un ciclo infinito de renovación constante", explicó Pepe.

"El culto a los muertos incluye relaciones con lo sobrenatural, en una acción colectiva, promoviendo la cohesión social a través de estas ceremonias. Son mecanismos de socialización mediante los cuales se expresan las comunidades de manera organizada y con manifestaciones particulares en torno a los antepasados, reafirmando su identidad religiosa y cultural", resumió el especialista.

Mexicanos salieron a las calles a celebrar(Gentileza de AFP).
Cientas de personas le dieron la bienvenida a las almas de los muertos(Gentileza de AFP).
Desplegaron un gran muñeco inflable(Gentileza de AFP).
Uno de los desfiles más grandes se realizó en la Ciudad de México(Gentileza de AFP).
La celebración es un homenaje a los antepasados(Gentileza de AFP).
Festejaron con disfraces, maquillajes y colores alegres(Gentileza de AFP).

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Hungría

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández se quedó "frío" con la decisión del funcionario.

La primera renuncia en el gobierno de Alberto Fernández

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos