Una carretera de Saint-Malo, en el oeste de Francia, prohibirá la circulación de vehículos durante dos meses para favorecer la reproducción de los sapos, anunció el ayuntamiento el viernes en un comunicado. 

Una vía situada cerca de la Punta de la Varde, un lugar protegido y considerado espacio natural sensible, estará prohibida a la circulación del 15 de enero al 15 de marzo por decreto municipal. 

El año pasado se constató una "importante mortalidad de los anfibios durante la migración" debido al tráfico de carretera en esta ciudad portuaria de la costa norte de Bretaña. 

Los sapos y los tritones palmeados, que forman parte de lista roja mundial de especies amenazadas, se acostumbraron a reproducirse en un charco situado cerca de la carretera. 

"A mediados de febrero de 2017, se contabilizaron cerca de mil anfibios alrededor de este punto de agua", señaló el ayuntamiento. 

En 2017, una primera prohibición a la circulación durante un mes "permitió detener la mortalidad de los anfibios y preservar su reproducción, habiéndose constatado numerosas puestas", luego de haber cerrado la vía, recuerda. 

Así se reproducen los sapos:

 

Fuente: AFP