Un chico de 8 años, que viajaba desde Argelia a Francia en un avión junto a otras 150 personas, fue sometido a una serie de análisis para ver si tenía cólera.

Todo comenzó cuando la policía de Perpiñán, descubrió que el menor provenía de un pueblo en el pais norteafricano donde hay una epidemia de esta enfermedad diarreica aguda. 

"Tras analizar muestras biológicas, el riesgo de cólera ha sido descartado", informó la prefectura en un comunicado. 

El pibito, que presentaba síntomas que hacían sospechar que estaba afectado por el cólera, fue hospitalizado tras el aterrizaje del avión que cubría el trayecto Orán-Perpiñán.

El vuelo transportaba a unos 150 pasajeros, que tras permanecer en observación fueron autorizados a salir del aeropuerto de la ciudad francesa. 

"Un niño susceptible de tener cólera fue evacuado hacia un hospital para ser examinado", al igual que su madre y las personas que viajaban con ellos, habían indicado más temprano en la jornada las autoridades. 

Los otros pasajeros, 147 en total, y los miembros de la tripulación permanecieron a bordo del avión durante más de una hora antes de ser autorizados a desembarcar, se indicó. 

Antes de bajar del aparato se les "desinfectaron las manos", indicaron los bomberos. 

Desde el 7 de agosto, dos personas murieron en Argelia debido a un brote de cólera que afectó al menos a 74 personas. 

La situación está "controlada", afirmó el martes ministro de Salud argelino, Mojtar Hasbellaui