El Gobierno español aprobó este martes indultar a los nueve líderes separatistas catalanes encarcelados por el intento de secesión de 2017 en busca de "restablecer la convivencia" en Cataluña, según expresó este martes el presidente de España, Pedro Sánchez.

"Con esta acción queremos abrir una nueva etapa de diálogo, de reencuentro, y cerrar de una vez por todas la división y el enfrentamiento", apuntó Sánchez, en un discurso brindado desde el Palacio de la Moncloa, la sede del Gobierno.

Al respecto, Sánchez aclaró que los indultos, rechazados por la oposición de derecha, son parciales, conmutan las penas de prisión de los condenados pero mantienen las penas de inhabilitación y quedan condicionados a que los beneficiados no cometan un delito grave.

"Esta medida de gracia no exige que los beneficiados por ella deban cambiar sus ideas. De hecho, estas personas no fueron sancionadas por sus ideas, sino por sus actos contrarios a la legalidad democrática", resaltó el mandatario español.

Al respecto, Sánchez agregó que "la sociedad española quiere una Cataluña europea próspera plural, solidaria y con un alto grado de autogobierno. Cataluña sin España ni sería europea ni próspera ni plural. Ese es nuestro convencimiento".

Pese al indultootorgado por el Gobierno español, los independentistas continúan reclamando una amnistía, un extremo que implicaría borrar los delitos cometidos, y la celebración de un referéndum de autodeterminación, posibilidades descartadas desde Madrid.

"Los indultos no dan solución a la causa general", afirmó el presidente catalán, Pere Aragonés, perteneciente a la Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), quien volvió exigir otro referéndum para determinar la independencia catalana, como el realizado en el año 2017.

Por su parte, los sectores de derecha en España acusan a Sánchez de buscar mantenerse en el poder, ya que su gobierno minoritario precisa del apoyo de parte de los independentistas en el Congreso.

Pablo Casado, líder del principal partido de la oposición, el Partido Popular (PP), anunció que su fuerza política recurrirá los indultos ante el Tribunal Supremo, que ya se manifestó contra ellos, mientras que los líderes de los partidos liberal Ciudadanos y de extrema derecha Vox también anunciaron su intención de presentar recursos contra la decisión del Gobierno.