En la tarde de este domingo, el Papa Francisco arribó a Canadá con el propósito de un pedido formal de disculpas a los internados cristianos de las comunidades indígenas, víctimas de violencia y abusos por parte de la Iglesia Católica, en los finales del siglo XIX y en el período de los años ’90.

La visita durará seis días, donde el Sumo Pontífice visitará a los lideres de las colectividades Métis, First Nations e Inuit, quien en nombre de la cristiandad pedirá las disculpas correspondientes por los hechos macabros cometidos en tiempos pasados.

El máximo representante de la Iglesia Católica emprendió un vuelo de 10 horas desde la capital italiana de Roma hacia al territorio canadiense, quien fue recibido de manera cordial en el aeropuerto internacional de Edmonton por su primer ministro, Justin Trudeau, y personalidades de renombre de las comunidades indígenas.

 

 

 

El Papa Francisco formará parte de la charla con los jefes de las colectividades Métis, First Nations e Inuit, bajo el lema “Caminando Juntos”, para conmemorar a las víctimas y sobrevivientes de un sinfín de atrocidades sufridas en las escuelas residenciales desde los años 1863 hasta el 1995.

Es preciso mencionar, que las instituciones eran subvencionadas por el Gobierno canadiense de turno, en complicidad con las autoridades de la Iglesia Católica, quienes gestionaban los institutos y conocían todo lo que sucedía allí como, por ejemplo, el extravío de mas de 150.000 menores de edad separados de sus familiares.

 

 

 

En esa ocasión, los niños nativos eran separados a la fuerza de sus familiares, perdiendo todo tipo de contacto, para luego entrar en una etapa de colonización que consistía en transmitir cultura y costumbres de los norteamericanos a los pequeños indígenas.

Por esa razón, el motivo del vuelo directo al territorio canadiense se debe al manifiesto de unas decenas de pedidos por parte de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación (TRC, por sus siglas en inglés), con fecha desde el 2015, quienes vienen exigiendo un perdón a las victimas y familiares de los internados cristianos.

 

¿Cómo se encuentra de salud el Sumo Pontífice?

 

Vale recordar que meses atrás, el Papa Francisco debió reducir las visitas a distintos lugares por problemas de salud. Hoy, a sus 85 años, transita una etapa de tratamientos para paliar los dolores de su rodilla derecha que hasta en ciertas ocasiones lo obliga a usar una silla de ruedas para trasladarse. De todos modos, hubo avances y hasta se anima a caminar con ayuda de su bastón, quienes fuentes oficiales que fueron parte del vuelo afirman que recorrió el pasillo del avión para saludar a cada uno de los integrantes que participaron en el vuelo.

 

 

Ver comentarios