La embajada argentina de Perú les prohibió entrar por un año a Machu Picchu. 

Dos turistas argentinos fueron denunciados por violar las normas de seguridad del santuario incaico Machu Picchu, en el departamento de Cusco, y pernoctar en el histórico recinto.

Santiago Bertoni, de 22 años, y Matías Pistone Franco, de 21, fueron descubiertos por guardaparques en sus bolsas de dormir, en la zona conocida como Las Fuentes, una construcción hidráulica que en 1450 suministraba agua a los habitantes de Machu Picchu.

"No es que la seguridad no los haya visto tras la última ronda de vigilancia, tampoco que los haya dejado quedarse ahí. Ellos ingresaron a las 3 de la madrugada y no se les ocurrió mejor idea que quedarse a dormir", explicó el administrador de Machu Picchu, Miguel Zamora, quien detalló que los turistas fueron expulsados del recinto y, además de ser denunciados ante la policía y la embajada argentina en el Perú, se les prohibió entrar por un año a la zona arqueológica. Por último, el encargado precisó que los visitantes no realizaron daños en el lugar.

Machu Picchu, que significa montaña vieja en quechua, alberga más de 200 sitios arqueológicos entre recintos, plazas, templos, caminos y andenes. Fue construido en el siglo XV y sirvió como centro de culto y observación astronómica del imperio incaico.

Así fueron hallados los turistas argentinos.