El Santo Padre dedicó unas palabras a los peregrinos en la Plaza de San Pedro este domingo para acompañarlo en el rezo del ángelus, luego que la selección de fútbol brasileña fuera derrotada por Bélgica por 2 a 1 el pasado viernes en el mundial de fútbol Rusia 2018.

"Veo banderas brasileñas. ¡Saludo a los brasileños y tengan coraje! ¡Otra vez será!", dijo el Pontífice desde el balcón del Palacio Apostólico del Vaticano desde donde presidió la oración mariana.

"Deseo a todos un buen domingo. Por favor no se olviden de rezar por mí. Buen almuerzo y adiós", concluyó Francisco.

La afición al fútbol del Papa es algo bastante conocido por todos. De hecho, cuando estuvo en Brasil en el año 2013 para presidir la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, dedicó una especial reflexión a los millones de jóvenes asistentes.

En aquella oportunidad, el Santo Padre dijo a los jóvenes: "¡Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo! Nos ofrece la posibilidad de una vida fecunda, una vida feliz, y también un futuro con él que no tendrá fin, allá en la vida eterna".

"Pero nos pide que paguemos la entrada. La entrada es que nos entrenemos para ‘estar en forma’, para afrontar sin miedo todas las situaciones de la vida, dando testimonio de nuestra fe. A través del diálogo con él: la oración", alentó el Santo Padre.