El Papa rezó este sábado al término del Angelus en la Plaza San Pedro por los seis muertos y heridos en una avalancha ocurrida durante la madrugada en una discoteca de la provincia italiana de Ancona.

"Le aseguro un recuerdo en mi oración a los jóvenes y la madre que murieron anoche en un club nocturno en Corinaldo, cerca de Ancona, así como a los numerosos heridos. Pido para todos la intercesión de la Virgen María", dijo Francisco

La tragedia se produjo antes de la 1 hora italiana (21 en Argentina), cuando hubo una estampida en la discoteca "Lanterna azzurra" de la localidad de Corinaldo, supuestamente porque alguien dispersó un spray pimienta, lo que desencadenó las corridas de los asistentes.

Los fallecidos son cinco adolescentes de entre 14 y 16 años y una mujer de unos 40 años que acompañaba a su hija al concierto, mientras otros siete jóvenes se encuentran internados en estado muy grave.