Fue a tocar a Bolivia con su grupo de cumbia y apareció asesinado de dos balazos. El salteño Carlos Alberto Cardozo, de 25 años, tenía una presentación en Yacuiba, departamento de Tarija, el 15 de mayo. Desde esa fecha, sus familiares no volvieron a saber de él y presentaron la denuncia ante las autoridades de la Argentina y de Bolivia hasta que se conoció la triste noticia.

La Policía de Yacuiba se hizo presente en la comunidad de Peña Colorada, distante unos 40 kilómetros de la ciudad boliviana, con el objetivo de realizar el levantamiento legal de un cadáver de sexo masculino, que se encontraba enterrado a una profundidad de aproximadamente medio metro.

El cuerpo fue trasladado a la morgue del hospital Rubén Zelaya, donde se realizó la autopsia correspondiente para determinar la causa de la muerte. De manera extraoficial, se conoce que presentaría al menos dos impactos de proyectil de arma de fuego. Horas más tarde, familiares de la víctima confirmaron que se trataba del músico que vivía en la localidad salteña de Aguaray, y que era buscado desde el pasado 15 de mayo.

Discusión trágica

Una pelea en la fiesta donde tocaba el grupo habría desencadenado el fatal suceso. Carlos Alberto Cardozo era baterista de un grupo de cumbia. El pasado martes salió de su domicilio en la localidad salteña de Aguaray para tocar en la ciudad de Yacuiba. Desde entonces la familia no supo más de él.

Preocupados porque no regresaba ni se comunicaba, la familia realizó las consultas correspondientes ante la policía boliviana y también en el hospital de Yacuiba. Al no tener ninguna respuesta al respecto, sentaron la denuncia de la desaparición en la comisaría de Aguaray en fecha 18 de mayo.

Según el relato de la madre, en un entrevista realizada por Radio Aguaray, por intermedio de uno de los integrantes del grupo, tuvo conocimiento de que en la fiesta donde actuaron se produjo una pelea, de la cual resultó herido en la cara uno de los músicos. "Supuestamente dicen que tocaron desde el martes hasta el miércoles hasta las siete de la mañana y después se armó una pelea. El hecho de que al compañero de mi hijo lo balearon en la boca y supuestamente este chico dijo que mi hijo, cuando vio que le pegaron el tiro al chico, salió corriendo y este chico escuchó dos tiros, de ahí no sé más nada de él, ni los amigos saben nada", manifestó la madre en la entrevista el pasado viernes.

La noticia corrió como reguero de pólvora en la provincia salteña, donde nadie puede salir de su asombro. En las últimas horas la policía provincial tomó contacto con sus colegas bolivianos para dilucidar el caso y dar con el o los supuestos autores del crimen del músico.