En China, encontraron una misteriosa criatura que vivió hace 530 millones de años y llamó la atención, por poseer una enorme boca, pero no un orificio anal. Lo más impactante es que, según científicos británicos, podría ser el primer ancestro de los seres humanos y otros animales.

 

El hallazgo se concretó en 2017, en la formación oriental de Kuanchuanpu, aunque al día de la fecha se siguen conociendo nuevos detalles acerca de estos misteriosos animales. Se los conoce como Saccorhytus coronarius, por su extraña forma de saco.

 

Según se pudo identificar, poseían una medida de unos 1,5 milímetros de largo; mientras que su boca llegaba a medir aproximadamente medio milímetro de ancho. Lo llamativo es que no poseía un ano, por lo cual se estima que se alimentaba y excretaba por la misma cavidad.

 

 

Su parentesco con los humanos


Al correr de los años, científicos de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, comenzaron a estudiar minuciosamente a esta insólita figura. No solo si absorbía toda la materia de la que se alimentaba, sino también cuáles eran sus descendientes.

Por otra parte, desde la Universidad de Cambridge, descubrieron que en su boca se encontraban un conjunto de aberturas. Esto podría relacionarse a las branquias que se ven ahora en los peces. En este sentido, estimaron que sería el primer ancestro de los deuterostomas, un grupo animal al que pertenecen los seres humanos y todos los demás vertebrados.

Hallaron una misteriosa criatura que podría anteceder a los seres humanos.
Hallaron una misteriosa criatura que podría anteceder a los seres humanos.



Sin embargo, el investigador Philip Donoghue discute esta posibilidad. Desde Bristol, sostienen que, en las imágenes de los especímenes, se encontraron púas de tres puntas que no estaban en fósiles anteriores. Estas podrían haber ocupado el lugar de los agujeros y ya no habría tal hipótesis de que se trate de branquias.

"Dado que la interpretación de esos agujeros era la prueba clave para interpretar al animal como un deuteróstomo, la falta de estas aberturas básicamente tira de la alfombra debajo de esa interpretación por completo", explica Donoghue, en una entrevista con New Scientist Live.

Por el contrario, se estima que pertenezca al grupo llamado ecdisozoos, que incluye insectos, crustáceos y gusanos redondos. “Debe haber sido algún tipo de depredador, debido a estas espinas, pero no sabemos absolutamente nada sobre lo que comía", agregó el investigador.

Las investigaciones de parte de diferentes casas de estudio del mundo continúan registrando los fósiles en busca de más pruebas que permitan revelar cuáles eran sus principales características, ya sea su alimentación, hábitat o descendientes. 

Ver comentarios