En la historia criminal estadounidense existen varios asesinos seriales, que sembraron el terror en diversas épocas, y uno de los nombres más recordados es Tommy Lynn Sells, de quien se dice mató a unas 70 personas aunque sólo pudieron ser comprobadas 22 muertes.

Como toda situación que suele marcar a un criminal desde chico, Sells (nacido en 1964 en California) era hijo de una madre soltera y tras la muerte de su hermana gemela, la progenitora lo envió a vivir con una de sus tías a Missouri hasta la edad de cinco años, cuando otra vez volvió a manos de su madre.

A los 7 años, Tommy incursionó en la bebida, se escapaba del colegio, fue abusado sexualmente por un vecino del barrio (Willis Clark) y también comenzó a fumar marihuana y consumir heroína.

Seis años más tarde, Sells fue echado de su casa por querer tener relaciones sexuales con su madre, por lo que comenzó a vivir en la calle, viajar de polizón en los trenes por todo el país y sobrevivía como podía, ya sea trabajando de peluquero, mecánico o mozo.

De joven, ya tuvo un frondoso prontuario (Archivo).

En 1980 y con una vida totalmente descarriada, Sells comete su primer homicidio a los 16 años, cuando entró a una vivienda para robar y vió como un abusador le hacía sexo oral a un niño, esta situación lo remontó a su pasado y ejecutó al sujeto, situación que le produjo el placer de matar y eliminar a un abusador.

Para 1984, Sells había sido declarado culpable de robar un automóvil y recibió la pena de dos años de prisión, aunque a los meses recuperó su libertad. un año más tarde, conoció a Ena Cordt (29) y su hijo de 4 años, y tras mantener relaciones sexuales, mató a ambos con un bate y escapó de la vivienda.

Tommy Sells: década plagada de muerte

Durante la década del 80, los crímenes de Sells se potenciaron y con ellos las ciudades donde ocurrían, por ejemplo, en Freemont, mató a una joven de 20 años (Jennifer Duey) de un disparo, en Nevada estranguló a Stefanie Stroh (20), en Nueva York a Suzanne Korcz (27) y en Illinois a Keith Dardeen, a quien le disparó y mutiló el pene.

El modus operandi de Sells era el siguiente: buscaba víctimas entre las 10 carreteras más importantes y elegidas con anterioridad, utilizaba un cuchillo porque le permitía recrearse más en el sufrimiento, le mostraba la trayectoria de la herida y la forma de brotar la sangre. Además, solía degollar a la víctima para verla morir lentamente. En cuanto a las víctimas, no había un patrón definitivo, ya que hombres, mujeres o niños estaban en su lista de víctimas.

El identikit que la policía armó para detener a Sells (Archivo).

A finales de la década del 80, la policía no podía dar con el criminal y los medios aprovecharon la situación para ponerle un mote: "El asesino de costa a costa". Es que las muertes abarcaban varios estados y la policía creyó que el mismo sujeto estaba detrás de los mismos.

Uno de los libros dedicados a Tommy Sells (Imagen ilustrativa).

En 1988 mató a Ken Lauten en Arizona, violó y asesinó a Melissa Trembly en Massachusetts, y en 1989, mató a una mujer que "hacía dedo" en Roseburg. Un año más tarde fue detenido por robo de un vehículo y estuvo un año de prisión en Wyoming, allí se le hicieron diversas pericias psicológicas que arrojaron los siguientes trastornos: trastorno antisocial, trastorno bipolar, psicosis, trastorno depresivo y trastorno esquizoide, entre otros.

La casa de Sells, donde fue detenido (Archivo).

La década del 90 mostró a Sells con una continuidad de crímenes, entre los cuales se destacan las violaciones seguidas de muerte de Debbie Harris (28) y Ambria Harris (8), Mary Perez (9) y Haley McHone (13) y por disparos a Bobbie Wofford (14).

Ultimo crimen y detención

Hasta que el 31 de diciembre de 1999 se produjo el último acto criminal de Tommy Sells, cuando en la zona de Guajía Bay (Texas), Sells apuñaló 16 veces a Kaylene Harris (13) y le cortó la garganta a Krystal Surles (10). Surles sobrevivió al pedir ayuda a los vecinos y tras realizar un identikit, Sells fue detenido por la gran cantidad de crímenes que le endilgaron.

Krystal Surles sobrevivió al asesino serial (Archivo).

Durante su interrogatorio, Sells confesó haber matado a Katy e intentar hacerlo con Krystal, además en los meses posteriores, confesó haber matado hombres, mujeres y niños en diversos puntos del país.

El momento de la detención de Tommy Sells (Archivo).

Tras el juicio que se le llevó a cabo, fue condenado a la pena de muerte por la inyección letal, la cual se llevó a cabo en la Penitenciaria estatal de texas en Huntsville el 3 de abril de 2014.

Sells fue ejecutado en abril de 2014 (Archivo).

POR G.A.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos