Una madre murió a causa de un infarto y, al desplomarse, asfixió a su bebé de cuatro meses. El trágico hecho ocurrió en la tarde del último sábado en la ciudad de Tempe, Arizona, Estados Unidos.

Larinique Meadows de 38 años falleció y cayó sobre su bebé, Denari, cuando estaba en su casa consultando en su celular información sobre los dolores que sentía.

El esposo de Larinique y padre de Denari, que en el momento del suceso dormía en la parte de arriba de la vivienda, encontró a ambos sin vida cuando estaba por salir de la casa para ir a trabajar. "Trabajaba mucho y por las noches y estaba durmiendo en el momento de los hechos", explicó el hombre a la Policía.

“Creemos que tuvo algún tipo de afección cardíaca, episodio de infarto, y luego falleció y cayó encima de Denari”, afirmó el detective Bacon

“Esto parece ser un problema relacionado con la salud. El padre parece ser muy trabajador, trata de mantener a su familia, trabaja de noche, hacía algunos recados esa mañana para la familia, específicamente para el bebé. Por lo tanto, es una situación muy trágica, y lamentamos por ellos”, sostuvo una autoridad del estado de Arizona.

Las muertes no están siendo investigadas como crímenes, aclararon los agentes de seguridad, quienes se encuentran a la espera de que los exámenes médicos revelen las causas de los decesos.