Un avión de pasajeros de la aerolínea turca Pegasus se salió de la pista al intentar aterrizar en la ciudad turca de Trebisonda y estuvo a punto de caer al mar Negro, ya que logró detenerse a sólo 25 metros del agua y en posición vertical, sobre la ladera de un acantilado. 

No obstante, "las personas a bordo fueron rescatadas", comunicó la Gobernación de la provincia de Trebisonda, según un cable de DPA.

La línea aérea informó asimismo que "los 162 pasajeros y seis tripulantes resultaron ilesos" en el incidente ocurrido anoche con un Boeing 737-800 procedente de la capital, Ankara. 

En tanto, la cadena CNN Türk informó: "En Trebisonda faltaron 25 metros para la catástrofe"
En las imágenes se observa cómo el avión quedó atascado en el barro en un acantilado junto a la pista de aterrizaje y a sólo unos metros del mar Negro. 

Por el momento, las autoridades locales no precisaron el motivo del desvío del avión, mientras que la compañía privada Pegasus reanudó sus servicios tras una breve interrupción.

Fuente: Télam