Miles de manifestantes se concentraron desde primera hora de la tarde en el aeropuerto internacional El Prat de Barcelona, con la intención bloquear, algo que hicieron parcialmente, unas de las infraestructuras principales de la norteña y turística Cataluña, en rechazo al fallo que condenó a penas de hasta 13 años de prisión a los líderes del fallido proceso de secesión de 2017.

Al grito de "¡Libertad presos políticos!", "¡Independencia!" o "¡Fuera las fuerzas de ocupación", los primeros manifestantes en llegar, en su mayoría jóvenes, protestaron sentados y de pie ante un cordón policial en la Terminal 1 del aeropuerto internacional, por el que cada día pasan miles de pasajeros de todo el mundo.

Agentes antidisturbios intervinieron para evitar, con empujones y golpes de porra, que un grupo de manifestantes lograra superar uno de los cordones policiales instalados entre el acceso del subterráneo y la terminal aérea, según las imágenes difundidas en las redes sociales.

A medida que pasaban las horas, la terminal aérea fue recibiendo cada vez a más manifestantes, que se concentraron en el vestíbulo y en la zona del acceso del estacionamiento, donde se vivieron momentos de mucha tensión, corridas y cargas de la policía, que dejaron más de 50 heridos leves, de acuerdo con reportes periodísticos.

La acción de protesta, convocada por la plataforma Tsunami Democrático, provocó demoras y la cancelación de más de un centenar de vuelos debido a las dificultades de la tripulación y los pasajeros para acceder al aeropuerto, blindado por la policía.

A raíz de la protesta se produjeron embotellamientos y se vieron interrumpidos de forma momentánea las líneas de trenes y subterráneo que llegan a la terminal. Algunos pasajeros incluso realizaron a pie el último trayecto para llegar.

A última hora de la tarde la tensión continuaba en los acceso de la Terminal 1 pese a que la policía catalana -Mossos d' Esquadra estableció un operativo "cerrojo" que impedía la llegada de más manifestantes. Decenas de independentistas, no obstante, intentaron superar el bloqueo por medio de sus motocicletas.

Los manifestantes también ocuparon las vías del tren de Alta Velocidad (AVE) que une Barcelona con Figueras, y el que une la capital catalana con Girona, y otras líneas de los ferrocarriles regionales.

Por la noche, una multitud de personas se lanzó a las calles en el centro de Barcelona para manifestarse en la céntrica plaza Sant Jaume ante una convocatorio de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), cuyo líder Jordi Sánchez, fue condenado a 9 años de cárcel.

La organización ciudadana Ómnium Cultural también llamó a protestar contra la sentencia que condenó a su líder, Jordi Cuixart a nueve años de cárcel.

"La mejor respuesta a la sentencia, la reincidencia", dijo su actual presidente, Marcel Mauri, quien pidió movilizarse a las plazas y al aeropuerto.

Las manifestaciones se desarrollaron mayoritariamente de forma pacífica, aunque la situación se desbordó frente a la sede de la jefatura superior de policía después de horas de presión de los manifestantes, que fueron desalojados a los golpes entre gritos de "fuera las fuerzas de ocupación".

Fuente: Télam

Ver más productos

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos