El ministro de Educación de Brasil se convirtió en el blanco de todas las burlas en las redes sociales, luego de publicar un nuevo mensaje en Twitter con errores ortográficos.

Abraham Weintraub no pega una. Puso "imprecionante" con C en lugar de "impressionante", como se escribe en portugués. Sin embargo, no fue la única barbaridad cometida por el funcionario del gobierno de Jair Bolsonaro que debe regir los destinos de la educación del país.

En otra ocasión se equivocó con las palabras suspensión (escribió "suspenção" en lugar de "suspensão") y paralización ("paralização" en vez de "paralisação"). Ante la reiteración de equivocaciones, los internautas no lo perdonaron. "El hecho de que el ministro de Educación escriba imprecionante refleja la realidad de la educación brasileña", fue una de las respuestas. Otro agregó: "Es imprecionante que sea ministro de Educación".

Sin embargo, también fue defendido por los seguidores del gobierno ultraderechista. "Es mejor escribir con faltas que robar de las cajas (públicas)", escribió una persona, en referencia a las denuncias de corrupción contra funcionarios del Partido de los Trabajadores.