El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue internado para la realización de exámenes a raíz de dolores abdominales en el Hospital de las Fuerzas Armadas, en Brasilia, luego de que pasara 13 días con una crisis de hipo.

"El presidente, por orientación de su equipo médico, entró al Hospital de las Fuerzas Armadas, en Brasilia, este miércoles, para realizar exámenes para investigar la causa del hipo", dijo el comunicado de la Secretaría Especial de Comunicación Social.

Bolsonaro, de 66 años, deberá estar "en observación, en un período de entre 24 y 48 horas, no necesariamente en el hospital", indicó la nota oficial. "Está animado y está bien", agregó el comunicado.

Hay que resaltar que Bolsonaro fue intervenido al menos cuatro veces en los últimos dos años, luego de haber sido víctima de un atentado en el estómago con un cuchillazo durante la campaña electoral de 2018.

Jair Bolsonaro. ¿Cuándo vuelve al poder?

Por otra parte, los medios de prensa indicaron que Bolsonaro podría retornar a su actividad recién el próximo lunes. Según CNN Brasil, Bolsonaro tiene una hernia en la región abdominal y puede aprovechar su internación para operarla. El ultraderechista hablaba en los últimos días con dificultad a causa de la crisis de hipo que sufría.

En tanto, el Tribunal Supremo Federal anunció que se canceló la reunión entre los presidentes de los poderes Judicial, Ejecutivo y Legislativo, que se realizaría este miércoles a las 11. También se postergó el encuentro del comité de coordinación para combatir la pandemia, que estaba programada para las 8, informó la presidencia del Senado.

"El presidente sintió mucho dolor a las 4 de la mañana y la primera dama, Michelle, llamó a los médicos", contó el periodista bolsonarista Alexandre García, de CNN Brasil, ex portavoz del dictador militar Joao Baptista Figueiredo.

Cabe destacar, que la salud de Bolsonaro ha sido un problema durante su presidencia, luego de que fuera apuñalado y gravemente herido durante la campaña electoral en 2018. En total, lo operaron varias veces en los últimos dos años. La última fue una cirugía para extirparle un cálculo en la vejiga, mientras que las otras cuatro estuvieron relacionadas con la puñalada. Además, en julio del año pasado tuvo coronavirus.