Un caso similar al de Alejandro Puccio, integrante del clan que secuestró y mató personas durante los años 80', se dio en el estado de Utah, Estados Unidos.

Un detenido esposado se tiró de cabeza desde el balcón de un tribunal el viernes pasado e impactó directamente contra el suelo. A pesar de los esfuerzos de dos oficiales para detener su caída, fracasaron y comenzó un abundante sangrado por el golpe en su cabeza.

El recluso que intentó suicidarse es Christopher Rudd, de 35 años, que estaba sentado dentro de un juzgado de la corte de Spanish Fort esperando su condena por no haber hecho su rehabilitación, ya que fue arrestado por delitos relacionados con drogas, robo y posesión de un arma peligrosa por una persona restringida.

Lo más increíble fue que ni siquiera perdió el conocimiento, y fue transportado de urgencia al hospital más cercano por sus lesiones. Según el último informe, su vida no corre peligro.

El momento del intento de suicido