Financial Times, un diario británico, vinculó el pasado sábado al Papa Francisco con la “unificación de la oposición peronista” detrás de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner, en un artículo en el que además calificó como un “pragmático” al candidato presidencial y planteó interrogantes sobre el eventual ejercicio del poder.

En un artículo titulado “los inversores se preguntan cuál Fernández gobernará la Argentina” apunta a una reunión entre el postulante presidencial del Frente de Todos y el ex cardenal primado de la Argentina Jorge Bergoglio, como un “momento decisivo del hombre que muchos esperan que sea el próximo presidente de la Argentina”.

“La reunión de Fernández con el Papa fue un paso clave para unificar la oposición peronista golpeada por su humillante derrota en las elecciones legislativas de 2017 y puede haber ayudado a allanar el camino para su regreso al poder”, señala el periodista Benedict Mander, autor de la publicación.

En este sentido, citó a un “asesor cercano” al ex jefe de Gabinete que le dijo: Francisco alentó la reconciliación de Alberto con Cristina”. El diario británico hizo un repaso por la trayectoria de Fernández, a quien califica como “pragmático” y “moderado”; y lo diferencia de su compañera de fórmula y ex presidenta, a la que describe “popular pero más radical”.

LEÉ TAMBIÉN: "Financial Times dijo que Francisco "alentó la reconciliación" de Alberto con Cristina"

Para el Financial Times, el triunfo sobre el “presidente pro mercado Mauricio Macri fue lo que influyó en la caída de los bonos argentinos por "el temor de que el país retorne al populismo económico”.

Sin embargo, el artículo señaló que el triunfo de la fórmula del Frente de Todos se debió a una economía “en problemas” y puso el acento en los gestos y discursos del candidato presidencial, de quien destacó que “se esforzó en enfatizar su compromiso de pagar la deuda de Argentina”.

“Mientras la señora Fernández controla el apoyo de aproximadamente un tercio de la población, el señor Fernández logró ganar casi la mitad de los votos, lo que sugiere que su imagen centrista ayudó a conquistar a los votantes de clase media enojados con el fracaso del Gobierno para arreglar la economía”, evaluó el periodista.

“La mayor incógnita sobre Alberto Fernández es si, una vez en el poder, sucumbirá a los caprichos de su poderosa y ambiciosa vicepresidenta”, cuestionó el periodista británico Benedict Mander.

El diario remarca que “la mayor incógnita sobre Alberto Fernández es si, una vez en el poder, sucumbirá a los caprichos de su poderosa y ambiciosa vicepresidenta”, pero también indica que “quienes conocen a Fernández insisten en que son exagerados los temores de un regreso al aislamiento económico”.

La nota concluye con la respuesta que dio el ex vicepresidente de Kirchner y actual senador oficialista Julio Cobos: “Los que dicen eso no conocen a Alberto. Es un hombre con una gran capacidad para liderar y con sentido común. No creo que vaya a hacer ninguna locura”.

Se trató de una “fake news”

Por Alicia Barrios
abarrios@cronica.com.ar

No es verdad que el Papa intervino en el acercamiento de Alberto Fernández y Cristina. Para dar prueba de esta “falsa noticia” (fake news), los medios se apoyan en una foto de hace un año, en la cual Celso Amorin, Carlos Ominami y Alberto Fernández, pidieron una audiencia con su Santidad. Les fue concedida.

La causa es noble: los tres están trabajando en todo el mundo dejando testimonio de la situación por la que atraviesa el ex presidente brasileño Lula Da Silva. Este hombre sobrevivió a un cáncer, en la cárcel murió su nieto y su compañera de toda la vida. Padece una persecución implacable por parte de Jair Bolsonaro.

Se trata de saber que Amorin, oriundo de Brasil, diplomático de carrera es una persona de prestigio internacional. Ominami es chileno, fue ministro y senador socialista. Es una figura pública respetada. Junto a Alberto Fernández, se unieron para acompañar a Lula y pidieron ver a Bergoglio.

Fernández y Francisco no son amigos. Tienen una relación cordial pero no diaria. Quienes conocemos al padre Jorge en la intimidad, sabemos que es poco probable que levante el celular para decirle a cualquiera de los dos candidatos que se amiguen. No hace esas cosas. Es el Papa. Hace un par de días, un referente de la jerarquía eclesiástica me decía, falta que aparezca una foto de Alberto con Bergoglio para que digan que todo lo armó él.

Y agregó: menos mal que no hay. Le respondí: sí; y le conté la historia de esta imagen que data de hace más de un año. Así fueron las cosas.