Al menos siete personas murieron, 32 resultaron heridas y otras ocho estaban desaparecidas después del derrumbe de una pared rocosa de un cañón sobre tres lanchas con decenas de turistas a bordo en el Lago de Furnas, una comarca turística del estado brasileño de Minas Gerais, a 290 kilómetros de su capital Belo Horizonte.

La escena del derrumbe fue filmada por otras embarcaciones y rápidamente divulgada por las redes sociales y los medios, en medio de una conmoción nacional por el tamaño de la tragedia. 

En uno de los videos capturados pueden verse los momentos previos a la caída y cómo la gran pared rocosa comienza a desprenderse de a pedazos, mientras los turistas gritaban a las lanchas más cercanas al acantilado para que se alejen de allí. Finalmente, la roca termina cayendo de lleno sobre las lanchas.

Alrededor de unas veinte embarcaciones con turistas había en ese lugar, sobre todo porque el lago recibe visitas los fines de semana.

La tragedia ocurrió horas después de que Nova Lima, en el Gran Belo Horizonte, sufriera inundaciones y avance descontrolado del agua por exceso de lluvias.

Para el especialista en gestión de riesgos Gustavo Cunha Melo, una tromba marina puede haber actuado como un detonante del deslizamiento de tierra, pero no fue necesariamente la causa del problema.

El jefe de bomberos consideró que el fenómeno ocurrido es algo “atípico” y dijo que en los próximos días se realizará un análisis para evaluar cualquier cambio en cuanto a distancias de seguridad para las lanchas.

El lugar de la tragedia

El Lago de Furnas forma parte del embalse de Brasil construido en Río Grande que se ocupa de regular su caudal y, a su vez, proporcionar energía al estado de Minas Gerais, a través de la central hidroeléctrica de Furnas.

El lugar se convirtió en un atractivo turístico de la ciudad de Capitolio, municipio brasileño ubicado en el suroeste del estado de Minas Gerais que contiene una población aproximada de más de 8.600 personas. La localidad pertenece a la mesorregión de Sul e Sudoeste de Minas y a la microrregión de Passos. 

Las imágenes previas a la tragedia: "¡Salgan de ahí!"