El tenista Novak Djokovic (34) generó un fuerte debate no sólo en el ámbito deportivo, sino que también transcendió a lo social y amenaza con seguir en lo diplomático. El mejor del ránking mundial ATP llegó este miércoles a Australia para disputar el primer Grand Slam del año, pero en el aeropuerto fue retenido por no haber presentado el comprobante de doble vacunación que exigen las autoridades fronterizas ante el aumento de casos de covid-19

Desde ese momento permaneció en detención por varias horas hasta que finalmente fue recluido en un hotel, que es utilizado por las autoridades locales como centro de detención para aquellos extranjeros que no cumplen con los requisitos necesarios para ingresar a dicho país.

Novak Djokovic permanecerá recluido en el Park Hotel de Melbourne hasta el lunes cuando las autoridades australianas decidan si será deportado o jugará el primer Grand Slam del 2022 (imagen ilustrativa).

En ese sentido, horas antes de este hecho, el serbio, quien afirmó en su momento que no era un "provacuna" y que se negó a confirmar si fue inoculado contra el Coronavirus o no en más de una ocasión, aseguró haber recibido una exención por parte de la Federación Australiana que le permitiría ingresar y disputar el certamen, del cual es el vigente campeón y en donde se coronó en nueve oportunidades.

Finalmente no presentó los documentos probatorios sobre su vacunación e inmediatamente las autoridades le cancelaron la visa especial. Ayer se realizó una primera audiencia, en la que el abogado que representa al Estado de Australia dijo que no se procederá a deportarlo hasta que se celebre la próxima audiencia, prevista para el lunes.

"No es un criminal, un terrorista o un inmigrante en situación irregular, pero ha sido tratado de esa forma por las autoridades australianas, lo que ha provocado la indignación de sus aficionados y de ciudadanos de Serbia", expresó en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Serbia.

El hotel "prisión" en donde permanece Djokovic

El Park Hotel de la ciudad de Melbourne, Australia, en donde permanecerá alojado hasta el lunes el tenista serbio Novak Djokovic, no posee una buena fama. "El hotel es una escena del crimen de covid que debería cerrarse", enfatizó en noviembre del año pasado el abogado de refugiados Ian Rintoul al medio local The Saturday Paper.

Desde que el serbio fue llevada a este establecimiento, se realizaron varias manifestaciones a favor y en contra de la decisión del gobierno australiano.

El Park Hotel está ubicado en Carlton, un suburbio del centro de la ciudad de Melbourne. Posee canchas de tenis, además de una piscina al aire libre y un gimnasio. Desde el 2020, es utilizado por el gobierno estatal como parte de su programa de cuarentenas en hoteles ante la aparición del covid-19 y así cumplir con la férrea política del país de combate a la pandemia intentando tener cero transmisión comunitaria del virus.

Luego de que se conoció una investigación que reveló que en este sitio se originó un brote de coronavirus a fines de mayo del 2020, el cual fue el responsable de disparar los casos de la segunda ola en Victoria, el Gobierno australiano optó por utilizarlo para transferir de manera forzada a refugiados detenidos y a las personas que buscan asilo en Australia. Desde entonces, numerosas denuncias han salido a la luz sobre las condiciones en las que están quienes se alojan allí.

 

"Este es un hotel prisión, ocupado por refugiados, pagado por el gobierno. Los hoteles de Australia no deberían permitir que el Departamento de Inmigración encierre a personas en este hotel en silencio", "Terrible experiencia, demasiado cara, sucia. Los dueños son gente cruel, no te quedes aquí", "El peor lugar para estar", "El hotel de los gusanos", fueron sólo algunas de las reseñas publicadas por los clientes en Google y otras sitios como Tripadvisor. 

Por último, el serbio continuará encerrado hasta el lunes cuando se realice la próxima audiencia de su caso. Sus abogados han conseguido están trabajando para tratar de evitar la deportación de `Nole` y así poder disputar finalmente el Open de Australia, que se jugará desde el lunes 17 hasta el domingo 30 de enero.

Ver comentarios