Algo no les gustaba del pretendiente de su hija... y tenían razón. Un matrimonio yanqui quería que su hija, de 16 años, dejara de salir con un compañero del colegio, un joven neonazi. Pero su insistencia fue en vano. El joven los asesinó a balazos cuando se enteró de la intención del matrimonio y luego intentó suicidarse, sin éxito.

Buckley Kuhn, de 43 años, y su esposo, Scott Fricker, de 48, estaban muy preocupados por la naciente relación de su hija. La joven había comenzado un amorío con un compañero de colegio de Lorton, en el estado de Virginia, pero la ideología del adolescente no era compatible con sus valores: era racista, supremacista y neonazi. Por eso, intentaron sin éxito que lo dejara.

Por eso, la mujer había enviado al colegio imágenes en las que se podía ver al joven, de 17 años, con consignas antisemitas, homofóbicas, libros sobre Adolf Hitler y otros símbolos del mismo estilo.

"Me sentiría mal reportándolo si sus publicaciones fueran las de un adolescente normal, pero es un monstruo y no tengo pena por gente así. Él hizo estas elecciones, él está esparciendo odio", escribió Kuhn en el mensaje que envió a las autoridades escolares.

Sin embargo, su deseo de sacarlo de la vida familiar no terminó como esperaba. Cuando el matrimonio entró a la habitación de su hija, allí lo encontraron, por lo que se desató una fuerte discusión.

Entonces, el pibe tomó un arma y asesinó a balazos a los padres de su novia. Luego, intentó suicidarse de un tiro en la cabeza, pero no logró hacerlo, por lo que permanece internado en grave estado.

Un fanático

Además de todas las imágenes que compartía en las redes sociales, la intención del criminal era convencer a su novia de que siguiera esa ideología supremacista y, poco a poco, lo estaba logrando. "¿Sabían que los judíos son, en parte, culpables de la Segunda Guerra Mundial?", les había preguntado, poco tiempo antes.