El mundo del espectáculo se despide este lunes de Raffaella Carrà. La diva italiana murió a los 78 años tras luchar contra una enfermedad que "atacaba su cuerpo" hace tiempo. La noticia la comunicó Sergio Japino, coreógrafo y uno de los grandes amores de Carrà.

"Raffaella nos ha dejado. Se fue a un mundo mejor, donde su humanidad, su inconfundible risa y su extraordinario talento brillarán para siempre", escribió Japino. Demostrando su talento desde los 9 años, cuando primero interpretó un rol en el cine, la italiana deja atrás un increíble legado.

Los grandes amores de Raffaella Carrà

Cantante, bailarina, conductora y actriz, Carrà no contaba con mucho espacio para las relaciones, pero las pocas que tuvo fueron profundas y le duraron toda la vida. Coincidentemente, los dos grandes amores de su vida llegaron a través de su trabajo:

Gianni Boncompagni fue el primer amor real y profundo de la estrella. El escritor y guionista de televisión fue el autor de algunos de sus grandes éxitos, Tuca Tuca y Fiesta, el hit que primero la propulsó por América Latina. Boncompagni también dirigió el programa Pronto, Raffaella?, que consagró a la cantante como personaje femenino de la pequeña pantalla europea.

Gianni Boncompagni junto a Raffaella Carrà.

La pareja convivó durante varios años y ambos compartieron éxito profesional trabajando juntos. La segunda producción televisiva que Boncompagni guionó para Carrà, Carrámba! Che Sorpresa, fue igual de exitosa, y a través de ella la cantante conoció a su segundo gran amor.

Sergio Japino era 11 años menor que Carrà cuando se conocieron. La conductora tuvo varias reservas sobre iniciar una relación con el coreógrafo, quien tuvo que insistirle un tiempo antes de conseguir una primera cita. Ya distanciada hace años de Boncompagni, con quien Carrà se mantuvo en contacto hasta su muerte en 2017, la diva estaba lista para una nueva historia de amor.

Sergio Japino y Raffaella Carrà estuvieron en pareja por tres décadas.

La pareja vivió el auge de la música de Carrà en América, con su hit Hay que venir al Sur arrasando en la Argentina. Tras tres décadas de convivencia los dos creativos se separaron, pero en su amistad fueron inseparables. "Es un amor que ha cambiado de forma, pero que nunca, nunca, va a morir”, confesó la estrella en una entrevista.

La artista también compartió una corta aventura con Gino Stacchini, el exfutbolista italiano que jugaba en la Juventus. Hasta el rompecorazones Frank Sinatra intentó acercarse a la italiana durante el rodaje de El Coronel Von Ryan. Carrà, sin embargo, rechazó los avances del cantante, prefiriendo mantener la producción de su debut en el cine hollywoodense libre de polémicas.