Tras las constantes denuncias de moradores de la ciudad japonesa de Yamaguchi por ataques y robos de simios, las autoridades locales capturaron mediante un sedante a un ejemplar macho, que supuestamente era el cabecilla de la banda y que luego fue sacrificado.

Los oficiales, que inicialmente sospecharon que los ataques eran responsabilidad de solo un mono (de unos 49 centímetros de altura y 7 kilos), creían que habían conseguido al líder, de acuerdo con la CNN, sin embargo, se reportaron más agresiones después.

 

Cabe destacar, que los monos atacaron a personas, mordiéndolas y arañándolas, e incluso trataron de llevarse bebés, al meterse en jardines de infantes.

De hecho, unas 58 personas fueron atacadas en Yamaguchi, desde el 8 de julio, y la situación es tan grave que la ciudad contrató a una unidad especial para tratar de dispararle a los monos con sedantes.

Objetivo de los monos

Los macacos, que atacaron principalmente a niños y ancianos, no van por comida, por lo cual las trampas no sirvieron de nada.

“Son sumamente astutos y atacan por detrás, usualmente agarrando las piernas de las personas”, declaró el funcionario municipal Masato Saito.

 

En tanto, las autoridades aconsejan a la población, en caso de ser enfrentados por uno de los simios: no verlos a los ojos, aparentar gran tamaño (por ejemplo, abriendo el abrigo) y retroceder lentamente sin hacer movimientos bruscos.

Una mujer fue agredida cuando colgaba ropa y otra mostró los dedos de los pies cubiertos de vendas, y ambas se expresaron asombradas por los grandes y gordos que eran los simios.

Japón: país de monos

Se trata de macacos japoneses, el mismo tipo que suele verse bañándose tranquilamente en aguas termales. Hasta el momento nadie fue lastimado de gravedad, aunque algunas víctimas recibieron consejo de ir al hospital y en algunos casos se tuvo que llamar a una ambulancia.

Si bien Japón es un país urbano e industrializado, partes de su interior son bosques y montañas. Habían ocurrido ataques de osos o jabalíes, pero casi nunca de monos, pero nadie sabe por qué han ocurrido estos ataques ni de dónde provienen estos simios.

 

Ver comentarios