Las hermanas Olivia, de 6 años, y Anna, de 1, fueron secuestradas por su padre Tomás Antonio Gimeno el pasado 27 de abril en  Tenerife, EspañaLas autoridades locales los buscaron desde entonces y hace más de una semana apareció el cuerpo de una de las niñas en el mar. 

Olivia había sido encontrada el pasado 11 de junio a más de 1.000 metros de profundidad dentro de una bolsa atada al ancla del barco que pertenecía al monstruo de TenerifeHasta el momento se desconoce el paradero de Gimeno, de 37 años, y de la pequeña Anna. 

En las últimas horas surgió una nueva hipótesis que podría dar un giro en la investigación. La Guardia Civil que está a cargo de la búsqueda cree que el hombre de 37 años tiró su teléfono al mar y siguió navegando, por lo tanto decidieron modificar el área de búsqueda. 

El equipo de rescate utiliza un robot marino para encontrar el cuerpo de Anna y el de su padre. La búsqueda era guiada por las señales de geolocalización del celular de Gimeno, informaron medios españoles. 

El buque Ángeles Alvariño cambió de dirección y se fue más al sur y a la vez realiza trabajos de rastrillaje a 9,5 kilómetrs de la costa. 

Según la investigación, ambas niñas fueron arrojadas al mar en bolsas atadas a un ancla. Sin embargo, cuando encontraron el cuerpo de Olivia junto al de ella se encontraba una bolsa vacía y se cree que allí podría haber estado Anna. 

La hermana mayor murió por un edema pulmonar agudo, según determinó la autopsia. La última vez que se vio a Gimeno fue a través de las cámaras de seguridad en la marina de Santa Cruz de TenerifeAllí se observa que subió a su lancha con varias bolsas.