El locutor que popularizó el término "feminazi", Rush Limbaugh murio este jueves a los 70 años en Estados Unidos, tras padecer un cáncer de pulmón, el cual le fue diagnositcado en 2020. Además de su trabajo en la radio, fue comentarista de televisión y deportivo, autor de varias obras y de dichos machistas repudiables. 

Durante los ultimos 4 años fue un acérrimo defensor de la política del expredidente estadounidense Donald Trump, a quien defendía con uñas y dientes en su programa radial "The Rush Limbaugh Show", que estuvo al aire durante 32 años.

Rush Limbaugh junto a Donald Trump.

Tanta era su admiración a Trump, que el mismo mandatario lo condecoró el año pasado con la Medalla Presidencial de la Libertad durante el discurso del Estado de la Unión, al enterarse de la enfermedad de Limbaugh. En ese sentido, Trump calificó al conductor como el "mejor luchador que jamás conocerás" y destacó sus "décadas de incansable devoción" al país.

La esposa del locutor, Kathryn Limbaugh, fue quien anunció el fallecimiento de su marido. Limbaugh había sido diagnosticado en febrero de 2020, cuando el cáncer ya se encontraba en una etapa avanzada. El periodista era un fumador empedernido siempre estuvo a favor del consumo de tabaco en todas sus versiones.

 

 

El término "Feminazi" y discursos machistas de Limbaugh

 

 

El comunicador comenzó a utilizar el término "feminazi" a principios de los 90, cuando lo pronunciaba para calificar, según una investigación de la organización Media Matters for America, a "un tipo específico de feminista" y a las "más detestables".

Sin embargo, no fue Limbaugh quien acuñó el término, sino Thomas Hazlett un profesor de Economía en la Universidad de California en Davis, para describir "a cualquier mujer que sea intolerante con cualquier punto de vista que desafíe al feminismo militante", escribió Limbaugh en su libro "The Way Things Ought to Be" ("Cómo deberían ser las cosas", 1992). El locutor había afirmado que Hazlett era "un buen amigo" suyo.

 

Asimismo, el polémico locutor había explicado que el término lo utilizaba "a menudo" para describir "a las mujeres que están obsesionadas con perpetuar un holocausto moderno: el aborto".

Entres sus mayores dichos machistas, se encuentra el que espetó en 2012, cuando generó un gran revuelo al llamar "puta" y "fulana" a una estudiante de la Universidad de Georgetown, Sandra Fulke, por unas declaraciones que hizo sobre la cobertura sanitaria de los anticonceptivos.

 

Fulke se había pronunciado a favor ante un comité del Congreso, después de que Barack Obama impulsara una ley sanitaria, que en su primera versión obligaba a las instituciones católicas a ofrecer métodos anticonceptivos a sus empleadas.

"Si vamos a tener que pagarlo, entonces queremos algo a cambio, señorita Fluke. Y eso podrían ser sus videos sexuales para que podamos ver lo que estamos consiguiendo con nuestro dinero", lehabía contaestado el locutor a Fluke.

Ver comentarios