El libro Guinness de Récord Mundiales contiene una colección de logros humanos como del mundo natural. En esta ocasión, se incluyó al "bebé más prematuro del mundo" en sobrevivir. El pequeño Curtis Means, nació en el Hospital UAB de Alabama, Estados Unidos, a las 21 semanas de gestación y un día, y con sólo 420 gramos de peso

El nacimiento de Curtis fue complicado. Su madre, Michelle Buttler entró en trabajo de parto el 4 de julio del 2020 y en las primeras horas del 5 de julio nacieron una niña y un niño, pero solo sobrevivió el pequeño, quien requirió de cuidados especiales desde el primer minuto de vida. Los médicos lo evaluaron y fue pronosticado con menos del 1% de posibilidades de supervivencia. Sin embargo, actualmente tiene 16 meses de edad y se encuentra saludable.

“Solemos aconsejar cuidados paliativos en situaciones de nacimientos tan prematurosEsto permite a los padres sostener a sus bebés y valorar el poco tiempo que podrían tener juntos', expresó en un comunicado de la Universidad de Alabama, Brian Sims, quien fue su médico a cargo.

Curtis debió permanecer en el hospital 275 días, alrededor de nueve meses. Durante todo ese tiempo recibió un tratamiento personalizado a base de un equipo especial, como oxígeno y tubo de alimentación. El 6 de abril de este año se le dio el alta y finalmente pudo ir a casa.

“Inicialmente demostró que respondía al oxígeno, su frecuencia cardíaca subió, sus números subieron. Nos estaba dando muchos comentarios positivos de que quería sobrevivir. He estado haciendo esto casi 20 años, pero nunca había visto a un bebé tan joven ser tan fuerte como él”, precisó el doctor Sims.

Libro Guinness de Récord Mundiales

El caso de Curtis Means sorprendió a todos los expertos que lo trataron. Pero fue el doctor Colm Travers, profesor adjunto de la División de Neonatología de la UAB, el que le aconsejó a la madre de que iniciara el proceso de solicitud para los Récord Guinness. Incluso ayudó a la mujer con algunos de los trámites.

“Cuando tenía alrededor de tres meses, finalmente pudimos desconectarlo del respirador. Ese fue un momento especial para mí. Cuando se iba a casa, teníamos la sensación de ser un privilegio por haber podido cuidar de él y de su madre. Es un gran privilegio cuidar de estos pequeños”, señaló Travers.

Curtis Means es considerado el "bebé más prematuro del mundo" al haber nacido a las 21 semanas y un día (imagen Guinness Word Récords).

Por su parte, "Chelly" Butler reconoció que siempre recordará el momento en el que pudo llevar a su hijo a su casa luego de tanto meses de esfuerzo, en donde no se alejó del pequeño en ningún momento. Poder llevar finalmente a Curtis a casa y sorprender a mis hijos mayores con su hermano pequeño es un momento que recordaré siempre, reveló la madre.

Por último, Sims contó que “la historia de Curtis será estudiada y podrá ayudar a mejorar la atención a los bebés prematuros de todo el mundo”. “Comenzó a escribir su propia historia el día que nació. Esa historia será leída y estudiada por muchos”, sentenció.

Previo a Curtis Means, el bebé más prematuro del mundo era Richard Hutchinson, de Wisconsin, Estados Unidos, quien nació con 21 semanas y 2 días de edad gestacional en junio del 2020.