Cuando parecía que el "juego del Momo" o el de la "ballena azul" eran los "desafíos" más peligrosos para los adolecentes de todo el mundo, ahora apareció uno aún más extremo. El "fire challenger" o "desafío del fuego" consiste en rociarse el pecho con algún líqudo inflamable, y prenderse fuego por unos instantes.

Sin embargo, a esta nena de Detroit, Estados Unidos, la prueba de valentía casi le cuesta la vida. Timiyah Landers, de 12 años, decidió sorprender a sus seguidores de redes sociales, se roció con alcohol y después se incendió.

Brandi Owens, la madre de la menor, dijo que escuchó una explosión y que cuando entró al cuarto de su hija, la vio y "parecía una bola de fuego". Ahora se encuentra en cuidados intensivos debido a que sufrió quemaduras "severas" en la mitad de su cuerpo.

En Estados Unidos ya son varios los jóvenes hospitalizados por haber participado del controvertido reto. De hecho las autoridades denunciaron una muerte por este "juego"

Así quedó la nena tras incendiarse.