Un nene se ahogó con un pedazo de fruta en Rotorua, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, que lo dejó permanentemente paralítico, según informaron medios locales. Benihana Renata tenía solo 2 años cuando en mayo del 2016 un pedazo de manzana se le trabó en la garganta mientras almorzaba en el la guardería Little Lights Kindy.

A pesar de que las maestras de la guardería intentaron quitarle la fruta y lo resucitaron con respiración boca a boca, el nene tuvo un paro cardíaco que duró unos 30 minutos.

La empresa WorkSafe investigó el incidente y encontró que el centro sí cumplía con las normas de salud y seguridad, seguía los lineamientos de primeros auxilios, tenía personal adecuadamente capacitado y llamó a los servicios de emergencia de inmediato.

Neihana se pasó dos semanas en cuidados intensivos y dos meses en el hospital. Porque su cerebro estuvo sin oxígeno tanto tiempo, el menor que “amaba correr y jugar afuera y era un gran bailarín” quedó con una discapacidad motora severa. La criatura no puede hablar, caminar ni moverse solo.

El nene antes del accidente.

Básicamente, nos dijeron que tendremos un niño que lo único que hará será respirar”, dijo su padre.

“Puede abrir los ojos, pero ya no hay nada allí”, expresó entre lágrimas a medios locales.

Además, quedó propenso para contraer infecciones en el pecho y requiere supervisión constante. Su mamá, quien es doctora, dejó de trabajar para atenderlo. La compañía dueña de la guardería donde ocurrió el incidente cambió su normas alimentarias, evitando darle frutas y vegetales duros a los niños menores de tres años, a no ser que estén cocinados y estén blandos, sin cáscara y en forma de puré.

La condición que tiene es permanente

A partir de esto, más de 100 guarderías en el país adoptaron estas nuevas normas para evitar otros casos similares.

De acuerdo a un estudio, los caramelos son una causa común de asfixia y visitas a las salas de emergencia. Según la Academia Americana de Pediatría (AAP), la obstrucción de las vías aéreas es la causa número uno de muertes accidentales en niños menores de 1 año y la cuarta más peligrosa para niños entre las edades de 1 a 9 años (cobrando más vidas de menores de esas edades que los accidentes automovilísticos, ahogarse en el agua o sufrir quemaduras).

Ver más productos

San Margarito Flores, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Margarito Flores

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos