Un colegio del condado de Lake, en el estado de Illinois, Estados Unidos, fue el escenario de un video que indignó a la opinión pública norteamericana.

La escuela terapéutica Gages Lake, para estudiantes con discapacidades emocionales y de comportamiento, protagonizó un escándalo al ser difundidas unas imágenes que tienen como protagonistas a Staley Sandy-Ester, un nene de 7 años.

En las grabaciones de seguridad se puede apreciar como el menor, diagnosticado con trastorno de déficit de atención e hiperactividad, es maltratado por una ayudante de la institución, mientras este pide salir de un cuarto de "reclusión".  

Según reveló el medio yanqui, Chicago Tribune, la filmación tuvo lugar el pasado 30 de abril. El Departamento de Servicios para Niños y Familias de Illinois lanzó una investigación para determinar si los niños fueron maltratados físicamente en el área de la escuela llamada "la oficina", donde permanecían aislados.

A través de este casó, pudo precisarse que cerca de ocho pibes, entre ellos Staley, podrían haber sufrido malos tratos durante un mes en la primavera.

Por este indignante suceso se abrieron 21 investigaciones sobre presuntos abusos físicos en Gages Lake desde mediados de mayo. Uno de los asistentes escolares ahora enfrenta cargos criminales por usar una fuerza excesiva sobre los alumnos. Una ayudante que trabajó en la escuela durante 18 años, se suicidó en agosto poco después de enterarse del caso.