El hombre señalado como el autor de disparos en un colegio de secundaria en Maryland murió a causa de las heridas recibidas por la reacción de un agente de seguridad, informó este martes el jefe de la policía local, Timothy Cameron, quien afirmó que ya está "controlado" el incidente. 

Además el agente sostuvo que "todavía se investigaba si fue el disparo del guardia el que mató al agresor durante el enfrentamiento" y que "no está confirmado el vínculo entre los alumnos y el agresor". 

Otros dos jóvenes que resultaron heridos en el tiroteo fueron trasladados a hospitales de la zona, y uno de ellos se encuentra en estado crítico, dijo el funcionario policial durante una conferencia de prensa. 

"Hubo un tiroteo en el instituto Great Mills. La escuela está sellada y el suceso está contenido. La oficina del sheriff está en la escena y habrá más información", indicó el Departamento de Educación del condado en su página web.

Por su parte, el gobernador de Maryland, Larry Hogan, aseguró que están "observando de cerca la situación" y precisó que la Policía estatal "está en contacto con las fuerzas locales y lista para proporcionar apoyo".

"Nuestras oraciones son con los estudiantes, el personal de la escuela y los primeros en responde", escribió Hogan en Twitter.

Un estudiante del colegio citado por el diario The Baltimore Sun, Terrence Rhames, dijo que el tiroteo ocurrió en torno a las 8 de la mañana y relató que oyó disparos y vio a una niña "caer" mientras corría para escapar. 

"Sólo agradezco a Dios por estar a salvo; quiero saber quién hizo esto y quién resultó herido", agregó el estudiante.

En Estados Unidos, donde el derecho a portar armas está amparado por la Constitución y donde la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) financia la campaña de muchos políticos, cambiar las leyes sobre las armas puede ser una tarea difícil. 

El FBI también estuvo en la escena del incidente en Great Mills, localizada a unos 100 kilómetros al sur de Washington. 

Además, la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos local está en camino a la escena del tiroteo, según informaron en su cuenta de Twitter.


El nuevo tiroteo se da un mes después de la masacre de Parkland, Florida, donde un ex alumno ingresó a la escuela Marjory Stoneman Douglas, de la que había sido expulsado, y abrió fuego con armas de gran calibre contra alumnos y docentes dejando 17 muertos y 14 heridos. 


La matanza reabrió el debate sobre el control de armas en Estados Unidos y obligó al gobernador de Florida, Rick Scott a tomar medidas en medio de un reclamo estudiantil en ese sentido.

Las restricciones apenas elevaron la edad de 18 a 21 años la edad mínima para comprar rifles y amplió a tres días el período para comprar casi todo tipo de armas, además de crear la figura de un “guardián” escolar que puede portar armas.

Donald Trump, por su parte, mostró en un principio su disposición de armar a los maestros en cada una de las escuelas, pero luego se arrepintió. 

 


En Estados Unidos, donde cada año mueren cerca de 33.000 personas por armas de fuego, el derecho a portar armas está amparado por la Constitución.

Este sábado están previstas decenas de manifestaciones, incluido en Washington, convocadas bajo el nombre “Marcha por nuestras vidas” para reclamar mayores restricciones en el acceso a las armas.

 

Fuente: Télam