Una valija en un descampado llamó la atención de una pareja que caminaba por el lugar y dio aviso a las autoridades de la ciudad de Huaral, en el norte de Lima, Perú. Cuando efectivos de la policía local llegaron para inspeccionarla, encontraron algo macabro. Dentro de la maleta había restos carbonizados de una mujer, de unos 30 años, que había sido descuartizada. Los peritos hallaron la cabeza y los miembros inferiores y superiores, que no llegaron a ser consumidos por el fuego.

De inmediato, los trasladaron hasta la morgue local para comenzar la investigación y tratar de determinar su identidad. Según las primeras averiguaciones, los responsables de este macabro hecho, que habría ocurrido al menos hace diez días, intentaron quemar a la persona y abandonar sus restos en una zona descampada, donde las llamas se apagaron antes de lo previsto, dejando así un rastro para los investigadores.

La maleta fue encontrada en cercanías de Pasamayo, en la carretera Panamericana, la misma en la que un micro desbarrancó la semana pasada tras haber sido chocado por un camión, lo que provocó la muerte de 52 personas.