El ex presidente catalán Carles Puigdemont afirmó el jueves que no descarta la vía unilateral para conseguir la secesión de Cataluña y que pedirá garantías para poder hacer campaña electoral en la norteña región de cara a las elecciones del 21 de diciembre próximo. 

"Si delante tenemos alguien que no excluye la unilateralidad, como decidir aplicar el artículo 155 sin consultarlo con los catalanes, nosotros no podemos descartar nada", dijo Puigdemont desde Bruselas, en alusión al artículo constitucional que usó Madrid para intervenir Cataluña. 

"Si el pueblo catalán finalmente decide de manera mayoritaria (la independencia) se trata de una decisión colectiva, no unilateral”, remarcó el líder secesionista en una entrevista con el canal público catalán TV-3. 

En cambio, Puigdemont aseguró que “lo que hay es una negación unilateral al diálogo", en referencia al hecho de que el Ejecutivo español del presidente Mariano Rajoy rechaza negociar sobre la secesión. 

El ex presidente catalán, quien encabeza la candidatura unitaria Junts per Catalunya (JxC), sigue defendiendo la unilateralidad pese a que su partido PDECat (Partido Demócrata Catalán Europeo) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), la fuerza del ex vicepresidente Oriol Junqueras, negocian abandonar esa vía. 

El propio Junqueras, que está en prisión en Madrid junto a otros siete ex miembros del gobierno catalán, pidió ser excarcelado para hacer campaña tras aceptar la aplicación del artículo 155 de la Constitución - por medio del cual el Ejecutivo español destituyó al gobierno catalán y convocó elecciones-, y se comprometió a canalizar su acción política desde el diálogo y la negociación. 

El Tribunal Supremo decidirá el viernes sobre la situación de los líderes independentistas, quienes podrían quedar en libertad provisional, como ya ocurrió con la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y otros ex parlamentarios procesados, que eludieron la prisión luego de acatar la ley y prometer actuar dentro del marco constitucional.

ERC, que se presenta a las elecciones por fuera de la lista unitaria, lidera los sondeos, aunque el bloque independentista y el “constitucionalista” -los contrarios a la secesión-, se disputan la mayoría para formar gobierno.   

En este contexto, Puigdemont, aseguró que tanto él como el resto de consejeros cesados que se encuentran en Bruselas pretenden regresar a Cataluña para participar de la campaña electoral, que comienza el próximo lunes a la medianoche.

Ese mismo día, la justicia belga deberá decidir si extradita a estos políticos secesionistas a España, donde la Justicia los reclama por delitos graves como rebelión, sedición y malversación por intentar llevar a Cataluña a la secesión. 

"Nuestra intención es pedir a la Junta Electoral que garantice las condiciones para que pueda hacer campaña electoral con normalidad en Cataluña. Es un derecho en democracia, sino el resultado queda afectado", sostuvo Puigdemont. 

No obstante, si Bélgica no los extradita, existen altas probabilidad de que en caso de regresar a España los políticos catalanes sean detenidos de forma automática, ya que su condición es la de prófugos de la Justicia. 

A pesar de ello, Puigdemont señaló que si gana las elecciones intentará ser investido presidente del gobierno. "Si en el Parlamento hay una mayoría independentista que quiere ratificar el gobierno de septiembre del 2015 (depuesto por Rajoy), se dará una paradoja y una contradicción: los compromisos que te pueden llevar a ser presidente, te pueden llevar a la cárcel”, reflexionó el líder secesionista.

Puigdemont es responsable de haber llevado a Cataluña a las puertas de la independencia con un plan que supuso un desafió frontal al orden constitucional español y provocó la mayor crisis política en 40 años de democracia.