En los redes sociales se viralizan diferentes historias. Algunas son humorísticas, otras insólitas, pero también están presentes las que son emotivas. En este caso, los protagonistas fueron los dueños de la cafetería Alibabar, en  Italia, a quienes les robaron comida de su local y días después encontraron una carta en donde el ladrón les pidía perdón y explicaba que lo había hecho porque “tenía hambre”. Ellos se conmovieron con su gesto y no pudieron sentirse mal por el. Fue entonces que optaron por ofrecerle empleo.

La cafetería compartió la historia en una publicación en la red social Facebook, en donde relataba cómo fue la situación en la cual el ladrón se llevó comida del local. “La otra mañana nuestro pastelero había dejado fuera del cesto cerrado, donde suele poner las facturas, una bandeja de brioches. Cuando llegamos, no estaba. Alguien lo había ‘robado’”, explicaron.

No obstante, a los pocos días de esa situación hallaron una nota en el establecimiento. La misma había sido dejada por el sujeto que se robó las brioches. En esa carta se podía leer: “Hola, perdón, la otra mañana tenía hambre y no tenía dinero”. Junto a esa nota, les dejó un billete de 10 euros para poder compensar su robo.

Esta la nota en donde el ladrón se disculpa con los dueños de la cafetería por haberlos robado y deja dinero para pagar por lo que llevó (imagen Facebook).

Ese pedido de disculpas y su gesto de pagar lo que hurtó, hizo que los dueños de la cafetería reflexionaran sobre esta cuestión y los mismos decidieron evidenciarlo en la publicación en la red social: “Esta es la situación que vive Italia hoy. Personas obligadas a ‘robar’ por hambre, y regresar con dignidad para pagar la deuda. Tristeza infinita”, indicaron.

Esta publicación se hizo viral en Facebook y también en otras redes sociales. Tras conocerse el hecho, diferentes comerciantes de negocios locales se pusieron como objetivo poder encontrar a este ladrón arrepentido para poder ayudarlo. 

Entre ellos estaban los dueños de la cafetería Alibabar quienes al igual que su colegas tenían intenciones de ofrecerle un puesto de trabajo para que dejara la vida de delincuencia. “El mensaje es anónimo, pero desde el bar hacemos un llamamiento: para ti hemos preparado una oferta de trabajo como ayudante de pastelero, ven a visitarnos al bar. Queremos ayudarte

Y agregaron: “No sabemos quién podría ser, hay tanta gente que pasa por aquí y muchos necesitan de algo. Por lo general, se acercan y nos piden ayuda. Y siempre regalamos lo que sobra del día”.

Asimismo, desde esta cafetería italiana señalaron que forman parte de un programa que en el que se intenta que nada de lo que prepara durante el día termine en la basura. “Estamos activos en ‘Too good to go’, un circuito en el que el stock se vende a precios reducidos, precisamente para que no se desperdicie. En cualquier caso, lo importante es entender que no hay nada de qué avergonzarse cuando estás en problemas.

Por último, los dueños de alibabar contaron que lograron abrir el bar durante la pandemia, pero fue recién en septiembre del año pasado. “El Covid-19 cambió todo y ahora más que nunca necesitamos de buenas noticias”, sentenciaron.