En uno de los lugares más sagrados de China, un joven turista local murió al caer por un acantilado cuando, en un momento de distracción, se entretuvo con su celular, informan medios locales.

El suceso ocurrió este martes en el monte Jiuhua, provincia de Anhui, durante una peregrinación que la víctima realizó junto a su padre hacia un templo budista que se encuentra en la cima de esa montaña.

Después de subir gran parte de la escalinata que conduce al templo, los peregrinos se detuvieron para descansar, y el joven, de unos 20 años, se sentó sobre una valla no muy alta y jugó con su teléfono móvil. En un descuido, se reclinó hacia atrás y cayó por un acantilado de unos ocho metros de altura.

Las cámaras de seguridad capturaron el momento de la mortal caída.