Agentes de la policía de Tulare, en California, Estados Unidos dispararon y mataron a un sospechoso de robo, el pasado lunes por la tarde, luego de un enfrentamiento físico ocurrido en cercanías a una escuela.

Todo ocurrió alrededor de las 16:30 cuando los agentes respondieron al asalto de un conductor de autobús cerca de la esquina de Cross y Cherry cuando vieron a un hombre que coincidía con una descripción sospechosa sobre el autor del robo denunciado por le conductor de un micro, e intentaron hablar con él. Fue entonces cuando los oficiales dijeron que el hombre comenzó a molestarlos y luchar contra ellos.

Según la policía, el altercado físico llevó a los oficiales a usar sus pistolas Tasers (que envían un shock eléctrico mínimo a quien se intenta reducir), pero dicen que estas fueron ineficaces. "El sospechoso se volvió combativo. En ese momento, los oficiales dijeron que se habían disparado tiros", dijo el sargento de policía de Tulare, John Hamlin según publicó el medio local abc30.com.


Al mismo tiempo toda la escena quedó registrada en un video que grabó un testigo con su teléfono celular. Allí se puede ver a un oficial corriendo al sospechoso antes de usar la pistola eléctrica, y luego continúa cuando el sospechoso golpea al oficial le saca su pistola reglamentaria, y luego este uniformado toma su bastón para contrarrestar las fuerzas. 

Al poder zafar de la ley, la persecución continúa a través de la calle donde el segundo oficial rocía con gas pimienta al incontrolable sujeto señalado como sospechoso del robo a un micro.

Minutos después, se escucharon varios disparos y aunque dos oficiales estuvieron involucrados, según la citada fuerza, aun no está claro si uno o ambos dispararon y si el delincuente poseía un arma propia. 


Tras estos hechos el sujeto identificado como Jontell Reedom, de 27 años y herido de bala fue trasladado al hospital más cercano, donde los médicos lo declararon muerto. 

Un testigo, que no quiso ser identificado dijo que vivió todo esta escena a pocos metros y "no lo vi portar un arma. Tampoco escuché a un oficial decir 'solta el arma' ni nada por el estilo. De repente, veo que este oficial saca su arma de fuego y solo 'pow pow pow' cuatro o cinco veces".