Se llama Rosángela da Silva, pero todos la conocen como Janja. Así la llaman sus amistades y también es el apodo con que se la referencia en el ambiente político de Brasil, que pasará a integrar en primer plano desde ahora. Es que la socióloga de 55 años se convirtió este miércoles en la tercera esposa de Luis Inacio "Lula" da Silva, el expresidente que se candidateó otra vez al cargo de primer mandatario.

La pareja decidió mantener la ceremonia en la intimidad, lejos de las cámaras y las revistas. A la fiesta, que estará vedada a la prensa, sólo asistirán 200 invitados.

Las redes sociales fueron la vía por la que Janja se expresó sobre la boda. "Nadie más feliz que tú y yo. Hoy es el día para celebrar nuestro amor. Que el viento venga a bendecirnos y se lleve todo mal de nosotros!!", tuiteó.

Lula y Janja: su historia de amor

El expresidente purgaba prisión en 2017 por el caso "Lava Jato" cuando inició su noviazgo con Rosángela, a quien ya conocía desde tiempo antes por su militancia en el Partido de los Trabajadores (PT). Antes de conocer a quien desde ahora será su esposo, Janja se desempeñaba en la empresa de energía Itaipú Binacional en Curitiba (sur de Brasil).

Ella participó activamente en el campamento que militantes del PT montaron afuera de la prisión exigiendo su libertad y fue a buscarlo a su salida, en noviembre de 2019, cuando se anuló la causa que mantenía al líder en prisión. Para entonces, la relación ya estaba blanqueada.

Desde que Lula tuvo sus condenas anuladas y quedó habilitado para disputar la elección, Janja lo ha acompañado en varias de sus apariciones públicas, incluido el lanzamiento de su precandidatura este mismo mes en Sao Paulo.

Janja se convirtió en la tercera esposa de Lula. La primera, María de Lourdes da Silva, falleció en 1971 por una hepatitis, cuando ambos llevaban apenas dos años de casados. La segunda, Marisa Leticia (madre de los cuatro hijos del líder sindical), murió en 2017 por un accidente cerebrovascular.