Veronica trata de llevar una vida lo más normal posible.

Verónica Comínguez, de Iligan City, Filipinas, tiene 14 años y nació con una deformidad en su pecho producto de un gemelo parásito que no llegó a desarrollarse como correspondía y creció en ella.

Estas partes adicionales que presenta, tienen vida propia y crecen tanto que incluso le corta las uñas. Además y según comentó la joven a la prensa debe lavarla con frecuencia debido a que transpiran mucho.

En las últimas horas, se supo que la adolescente podrá ser operada para tratar de llevar una vida normal.

Según cuenta la menor en diferentes entrevistas: “Cuando era pequeña, pensaba que era sólo un pie, pero como crecí, esto se volvió cada vez más grande. Es terrible, porque limita mis movimientos. Esto siempre se anda balanceando, y seguido anda sudando”.

En tanto, Flora Cominguez, la madre de la chica reveló que el líquido que emanan las extremidades del gemelo, presentan un olor similar a la orina humana.

De esta manera, el portavoz del consejo médico, Barangay de Kabacsanan dijo: “Se han hecho arreglos para que Veronica tenga una operación y esperamos que ella viva una vida normal y saludable después de esto”.

“La vida no ha sido fácil para ella, pero es una chica muy centrada, inteligente y madura”
, comentó el portavoz.

Por su parte, Beda Espineda, cirujana pediátrica del Philippine Children’s Medical Center aclaró que: "La mayoría de estos casos solo están unidos a la piel o los huesos. Para los cirujanos, es fácil de eliminar".

Por último, falta poco para que la joven viaje a Tailandia a realizarse la cirugía, la cual tendría una alta probabilidad de ser exitosa.

Verónica Comínguez, de Iligan City, Filipinas, tiene 14 años y cuatro brazos.
Así luce el cuerpo de la joven con su gemelo parásito.
Ella, a pesar de todo trata de llevar una vida normal.
La adolescentes posando para la cámara, junto a su madre y especialistas.
Junto a su madre, durante un paseo.