El trágico accidente fatal tuvo lugar en la cárcel de San Sebastián ubicada en la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Según informaron las fuentes judiciales, el incendio y explosión habrían sido producida por una garrafa de gas ubicada en uno de los sectores de la institución de seguridad. El atroz hecho ocasionó la muerte de 15 presos y decenas de individuos resultaron con quemaduras de gravedad, heridas en distintas partes del cuerpo e intoxicación por inhalación de monóxido de carbono. 

Según lo publicado por las autoridades a cargo del caso, el suceso ocurrió en la mañana del domingo en el sector de la cocina del penal. Desgraciadamente, el evento tuvo espacio durante el horario de visita de los familiares de los encarcelados. Ellos no solo fueron testigos, sino que también muchos fueron víctimas de los efectos producidos por el fuego que, rápidamente, se apoderó de las instalaciones. 

 

Las investigaciones pertinentes dieron a conocer que el incendio comenzó a raíz de una fuga de gas en el horno. Ante la emergencia, los mismos detenidos trataron de apagar las feroces llamas, pero no fue posible. Se tuvo que desalojar completo el sitio y se tuvo que recurrir al trabajo de la Dirección Departamental de Bomberos local. 

Entre los heridos había personas con quemaduras de primer y segundo grado en extremidades superiores e inferiores, rostro y tórax. Muchos de ellos fueron enviados a distintos centros de salud cercanos a la zona del accidente y debieron reciben atención y cuidados médicos. 

Se registraron más de una decena de heridos por la explosión en la cárcel. 

Aunque el incendio fue controlado, se tardó varias horas en levantar las primeras investigaciones oficiales. La destrucción de la cárcel de San Sebastián de Cochabamba es casi total y aún no se sabe bien que se hará con los presos que, desde el momento de los hechos, quedaron sin lugar de detención. 

Por su parte, el Coronel Gary Gonzáles, Supervisor General de Servicios Policiales, informó que se dispuso cordones de seguridad para no haya inconvenientes entre los detenidos y sus familiares. Además, de esta manera se busca imposibilitar intentos de fuga.

 

 

Asimismo, muchos allegados de las víctimas denunciaron que dentro de la cárcel no hay extintores o medidas de seguridad para prevenir este tipo de accidentes. "Una pena, no había como socorrerlos, no había botiquín, no había cómo apagar el fuego, no había nada, los propios presos se han subido a los techos e hicieron una cadena para apagar el fuego", comentó una mujer que era familiar de uno de los presos y que logró salir casi de milagro.

 

Ver comentarios