El presidente yanqui desborda de alegría. No le importan los problemas internos, su pelea con Irán ni sus constantes amenazas con Corea del Norte. Donald Trump está feliz y no lo disimula, aunque el motivo de su satisfacción sea más que cuestionable: el avance del muro fronterizo con México. "¡Los prototipos del muro en la frontera están en camino!", escribió en una de sus armas preferidas, como es su cuenta de Twitter, mensaje al que sumó un video en el que se observa el trabajo de maquinarias y a obreros para erigir la enorme pared, a metros del territorio azteca.

Los modelos para la construcción del muro están en pleno análisis, mientras continúa la disputa parlamentaria para la aprobación de los fondos necesarios para su concreción en más de 3.000 kilómetros de frontera. La elaboración de los prototipos comenzó a fines del mes pasado en la zona de San Diego, California, y ya fueron terminados cinco de los ocho.

Cuando todos estén completos, autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza analizarán la eficacia de cada uno durante un mes. "Los prototipos serán evaluados según diferentes características: que no sean fáciles de escalar, que no se pueda cavar debajo de ellos, que sean una barrera peatonal y vehicular e, igual, que sean seguros para los agentes", explicó Eduardo Olmos, vocero de la Patrulla Fronteriza sector de San Diego.

La decisión final dependerá de Trump, quien aseguró que va a evaluar "personalmente" los diseños y elegirá la empresa que se encargará de su construcción.

Los modelos

De acuerdo con lo que se pudo observar en el video publicado por el presidente yanqui, uno de los modelos de la cuestionada pared tiene, en su parte inferior, una especie de enrejado que permite observar hacia el otro lado de la frontera. Otro, en cambio, termina con un alero con puntas, que impide que se pueda escalar para pasar hacia el otro lado.