Durante su primera visita como presidente a California este martes, Donald Trump vio los prototipos del muro que quiere construir en la frontera con México para buscar frenar la migración ilegal. 

Este estado se opone a su política migratoria para impulsar su controvertido proyecto del muro que quiere construir en la frontera con México

Más de un año después de su llegada al poder, el Congreso no ha desbloqueado aún ni un dólar para la construcción de este muro. Varios demócratas rechazan esta iniciativa que consideran el triste símbolo de un país que le da la espalda a su historia, cerrando la puerta a los inmigrantes. 

En el Congreso, las conversaciones sobre inmigración se encuentran suspendidas. 

A lo largo de las distintas reuniones, el magnate inmobiliario cambió varias veces de opinión respecto al tamaño, longitud y precio del muro, con cifras que fueron de 4.000 a 20.000 millones de dólares. 

El gobernador demócrata de California, Jerry Brown, le envió el lunes una carta abierta sin ambiguedades. 

Le recordó que California representa la sexta economía del mundo, y destacó que la prosperidad de su estado no había sido construida en base al “aislamiento, todo lo contrario”, sino gracias al recibimiento de “inmigrantes e innovadores venidos de los cuatro rincones del planeta”

"En California, estamos más aferrados a los puentes que a los muros”, comentó, al tiempo que lo invitó a visitar las decenas de puentes, viaductos, que se están construyendo para crear la primera línea ferroviaria de gran velocidad en el país. 

Estos son nueve datos sobre los prototipos y el plan de Trump: 

  • Son ocho modelos de tamaño real que se encuentran colocados uno al lado del otro y tienen una altura de hasta nueve metros. 
  • Los prototipos sobresalen por encima de la cerca fronteriza, pintada con grafitis, y ubicada cerca de las colinas de San Diego, en la frontera con la mexicana Tijuana. 
  • Son de color beige, marrón y gris. 
  • Algunos tienen terminaciones redondeadas, de distintos grosores, para evitar que sean escalados. Un panel tiene un tope inclinado que funciona de barrera para posibles escaladores. 
  • Seis compañías estadounidenses construyeron los prototipos, la mayoría de concreto reforzado.
  • Las estructuras fueron develadas en octubre. 
  • Los prototipos son evaluados por sus capacidades para evitar ser escalados, perforados o sorteados por túneles.
  • Cada sección de prototipo costó más de 300.000 dólares y, según algunas estimaciones, todo el muro podría requerir una inversión de hasta 20.000 millones de dólares.
  • La frontera con México se extiende por unos 3.200 kilómetros y cerca de un tercio de ella ya tiene algún tipo de barrera o muro.